Compartir

Jaime M.G., en prisión desde su detención poco después del suceso, ha sido sentenciado por un delito de asesinato agravado, aunque con la atenuante de intoxicación, y deberá indemnizar con 100.000 euros a cada uno de los padres de la víctima, María Consolación García.