Compartir

Los ministros salvadoreños de Seguridad y de Educación, Ricardo Perdomo y Franzi Hato Hasbún, respectivamente, confirmaron por separado a periodistas el cierre del centro educativo y aseguraron que se hacen esfuerzos para reabrirlo mientras se investiga el caso.

La escuela San Francisco Dos Cerros, en el municipio de El Paisnal, unos 39 kilómetros al norte de San Salvador, fue abandonada el lunes por sus 10 maestros y 289 alumnos, atemorizados por leyendas amenazantes, principalmente contra docentes y policías, que ese día aparecieron pintadas en paredes del inmueble.

El centro se incorporó la semana pasada a un programa de seguridad en escuelas coordinado por la Policía y el Ministerio de Educación ante las constantes amenazas de pandillas.

En la escuela sólo hay un grupo de policías enviado de urgencia para reforzar la vigilancia después de que algunos medios locales denunciaran ayer el abandono de maestros y alumnos, según imágenes que mostró hoy la televisión local.

Perdomo explicó que “el inicio del problema fue que un pandillero de la (pandilla) 18 trató de llegar a reclutar” alumnos, pero el director lo denunció “y la Policía sacó al pandillero de la escuela”, aunque dijo que hay otros problemas internos en el centro.

“Estamos realizando operaciones para contrarrestar esto y para lo cual le pedimos a la población que nos colabore, dándonos la información necesaria para capturar a estas personas” que amenazaron la escuela, expresó el ministro de Seguridad.

Las autoridades salvadoreñas reconocen que las pandillas, sobre todo la Mara Salvatrucha (MS) y la M-18, que son las más fuertes, han infiltrado muchos centros educativos, lo que incluso ha derivado en el asesinato de estudiantes vinculados a esos y otros grupos.

El ministro de Educación comentó que muchos pandilleros se dedican a “atemorizar maestros y alumnos” en sus instituciones.

En el caso de El Paisnal, “estamos evaluando las causas para que yo le pueda decir a las autoridades, al director, que reabra” la escuela, agregó Hasbún.

“Voy a pedir que se quede la presencia policial permanente, de acuerdo a nuestras capacidades”, pues “no hay capacidad en la Policía Nacional para darle cobertura a todos los centros escolares”, que son más de 5.000 en todo el país, indicó.

Explicó que en ese programa de seguridad escolar “se prioriza dependiendo de las zonas donde hay más recurrencia delincuencial”.

Un fiscal del Ministerio Público, Froylán Coto, inspeccionó hoy la escuela de El Paisnal como parte de las investigaciones.

Coto comentó al Canal 21 de televisión que docentes y escolares abandonaron el centro educativo por temor “a perder su vida” porque “no hay una garantía de quién puede estar protegiendo” el lugar, que se encuentra “a 21 kilómetros” de la principal carretera de la zona.

La MS y la M-18 mantienen desde marzo de 2012 una “tregua” o pacto de no agresión entre ellas que ha bajado los homicidios en 52 % en El Salvador, según las autoridades.