Compartir

Un día después del peor accidente de tráfico del último lustro en España, con nueve fallecidos y una veintena de heridos, seis de ellos graves, al salirse de la vía el autobús en el que viajaban en una curva del municipio abulense de
Tornadizos, un despacho especializado en accidentes de tráfico ha denunciado abiertamente “el linchamiento al que se está sometiendo al conductor” por tratarse de un caso tan mediático.

Muy querido en su pueblo, R.G.S., de 54 años, que ha reconocido que “dio una cabezada” durante la ruta, fue el único que resultó ileso en el siniestro. Ni conducía a una velocidad excesiva, como indicaba el tacógrafo, ni se hallaba bajo los efectos del alcohol, ya que la prueba de alcoholemia que se le practicó dio resultado negativo. Tras ser detenido por orden del fiscal, ha sido acusado de nueve delitos de homicidio y lesiones por imprudencia.

“El fiscal se ha lanzado como en una cacería para lucirse, pero la realidad es que la Fiscalía no siempre persigue este tipo de delitos de forma tan agresiva cuando no se trata de un caso mediático”, afirma Ignacio González, de Indemnización por Accidente. Y va más allá. En este tipo de siniestros, a su juicio, no sólo se luce el fiscal: “La Guardia Civil habrá hecho un buen atestado, cuando a veces son una basura; y el juez también querrá lucirse dictando sentencia cuanto antes”.

Explica el letrado que la condena que podría caerle a este vecino de Serranillos (Ávila), con amplia experiencia en transporte pesado en carretera y tres años haciendo concretamente esta ruta entre su municipio y la capital abulense, se elevaría a entre 1 y 4 años por cada víctima mortal ocasionada, aparte de lo que le cayera por cada lesionado. Y es que, de las 34 personas que viajaban en el vehículo (que cuenta con 40 asientos), nueve perdieron la vida y otras 20 sufrieron heridas de diversa consideración.

Desde el punto de vista humano, González recalca que al principio es habitual el “sentimiento de arrepentimiento” por parte del causante de una tragedia así, “pero con el tiempo todos tienden a ponerse una coraza y algunos hasta se vuelven fríos”.

En cuanto a las recomendaciones que da a las víctimas de este accidente, cubiertos en parte por el Seguro Obligatorio de Viajeros (S.O.V.) es que se pongan en manos de un abogado de confianza para perseguir las indemnizaciones. “Y que tengan cuidado, que hay mucha piratería e intrusismo profesional cuando suceden este tipo de accidentes”.

TRÁFICO ESTUDIA MEDIDAS PARA AUTOBUSES SIN CINTURÓN

Por lo que se refiere a la no obligatoriedad de poner cinturones de seguridad en autobuses fabricados antes de 2007 -25.000 circulan hoy en las carreteras como el siniestrado en Ávila- González culpa a “los 'lobbys' de los transportes por carretera que han hecho presión para que no les obliguen a gastarse cuatro duros para poner los anclajes”.

A raíz de este accidente, eso sí, parece que Tráfico está estudiando rebajar la velocidad a los autobuses que carezcan de estos dispositivos.

La medida está en proceso de discusión junto a otras que serán incluidas en el futuro Reglamento de Circulación, que precisamente rebajará los límites máximos de velocidad en las carreteras secundarias.