Compartir

Los volcanes bajo vigilancia reforzada son el Cerro Negro, Momotombo y Concepción, ubicados en la cordillera volcánica de Nicaragua.

El presidente ejecutivo del Sinapred, Guillermo González, explicó que el reforzamiento de la vigilancia se dio por múltiples microsismos ocurridos en los volcanes tras un temblor de magnitud 5,8 Richter ocurrido la noche del domingo pasado frente a El Salvador.

El fuerte terremoto fue localizado bajo el fondo marino, en la zona de subducción, punto de choque entre las placas tectónicas Coco y Caribe.

El movimiento podría desencadenar erupciones en cualquier volcán de Nicaragua, advirtió el Sinapred.

“Tienen vinculaciones (estos fenómenos), no solamente por la magnitud del sismo (frente a El Salvador), sino por la relación con los volcanes”, explicó González.

La directora de Geofísica del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), confirmó que los movimientos en la zona de subducción pueden desembocar en erupciones volcánicas.

“Puede tener una implicancia en la actividad de la cadena volcánica de Nicaragua, por eso estamos estudiando qué puede suceder”, dijo.

El Cerro Negro, ubicado en la zona del occidente nicaragüense; el Momotombo, que está en el extremo noreste del lago de Managua; y el Concepción, que se eleva desde el fondo del Gran Lago de Nicaragua, son los volcanes que más temblores presentaron en los últimos tres días, confirmó el Ineter.

El Cerro Negro y el Momotombo eran vigilados de forma constante desde hace varias semanas.

Nicaragua cuenta con diez volcanes en constante actividad en su cordillera, que según el Ineter, se formó como resultado del choque entre las placas tectónicas.