Compartir

El conductor del autobús que se salió de la calzada este lunes en
Tornadizos (Ávila) causando la muerte de nueve personas y dejando a
otros cinco pasajeros en estado grave, ha sido detenido después de
reconocer que se quedó dormido, informa El Norte de Castilla.

Según ha anunciado el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, el chófer, R.G.S de 54 años y que ha resultado ileso, ha sido arrestado esta tarde y hoy mismo pasará a disposición de judicial, acusado de imprudencia con resultado de muerte, después de reconocer ante la Guardia Civil que 'dio una cabezada''.

El conductor ha dado negativo en la prueba de alcoholemia y, según el
tacógrafo, no conducía a una velocidad excesiva, ha informado el
subsecretario de Estado de Interior, Luis Aguilera.

El accidente ha ocurrido en torno a las 08.45 horas en la carretera
nacional N-403, y según los últimos datos ofrecidos por el servicio
regional de emergencias 112, además de los nueve fallecidos los heridos
son veintidós, entre ellos una niña de seis años que ha sido trasladada
en helicóptero medicalizado al Complejo Asistencial de Salamanca.

El accidente ocurrido hoy en Tornadizos es el peor de los últimos cinco años.