Compartir

Barrera, detenido en septiembre pasado en la ciudad venezolana de San Cristóbal, fue trasladado a la capital colombiana por agentes del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), que lo entregaron a la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijin) en Bogotá, según las fuentes.

La operación se realizó bajo fuertes medidas de seguridad y por vía aérea, después de varios ataques registrados en las últimas semanas contra comisiones del Inpec que trasladaban presos por carretera, dijeron autoridades citadas por medios locales.

El “Loco” Barrera podría ser extraditado esta semana, de acuerdo con los medios de comunicación.

La Corte Suprema de Justicia de Colombia avaló el pasado 4 de abril la extradición de Barrera a Estados Unidos, donde está reclamado por diversos tribunales por narcotráfico.

Este narcotraficante, el último “gran capo” colombiano, según el presidente del país, Juan Manuel Santos, fue capturado el 18 de septiembre de 2012 mientras realizaba una llamada en una cabina telefónica en la fronteriza San Cristóbal, oeste de Venezuela.

En esa operación cooperaron autoridades de Colombia, Venezuela, Inglaterra y Estados Unidos, según la policía colombiana.

Dos meses después, las autoridades venezolanas extraditaron a Barrera a Colombia, donde fue confinado en un módulo de alta seguridad en la cárcel de Picaleña, en Ibagué.

Barrera, nacido en 1968, tejió alianzas durante décadas con grupos al margen de la ley de tan distinta índole como las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC, paramilitares) o la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el negocio de la cocaína.

Estados Unidos ofrecía una recompensa de 5 millones de dólares por informaciones que llevaran a la detención del “Loco”, mientras que Colombia ofrecía 2,7 millones de dólares.