Compartir

Según un reporte de la Policía Metropolitana de Cali, los hechos ocurrieron durante la madrugada del sábado al domingo en los barrios de Mojica, Bonilla Aragón y Potrero Grande, situados todos en el convulso distrito de Aguablanca y con fuerte presencia de pandillas juveniles.

Entre las víctimas mortales figuran un menor de edad, una mujer de 36 años y un comerciante asesinado frente a su residencia por el ataque de sicarios en moto.

Los heridos, por su parte, fueron remitidos a distintas clínicas y hospitales de Cali.

En los operativos adelantados por las autoridades, la Policía capturó a uno de los presuntos asesinos.