Compartir

El aviso del accidente se recibió en el instituto armado sobre las 18.00 horas de ayer, y entonces una patrulla de Borja se trasladó hasta el lugar, donde ya una unidad móvil del centro de salud de la localidad, formada por un médico y dos enfermeros, intentaba reanimar al pequeño, ayudados por un bañista, también médico.

Las maniobras de reanimación de A.N., de 4 años y nacionalidad marroquí, aunque nacido en Borja, se prolongaron durante casi una hora, sin éxito, y después de este tiempo sin que el niño presentara signos vitales se certificó su muerte por ahogamiento sin señales de violencia.

Hasta el lugar también se trasladó el helicóptero del 112 por si fuera preciso trasladar a la víctima a un centro hospitalario, pero dado que el pequeño murió no fue necesaria su intervención.

A las 19.05 la autoridad judicial y el médico forense decretaron el levantamiento del cadáver y su traslado al Instituto de Medicina Legal de Zaragoza.

El padre del pequeño explicó después a la Guardia Civil que él estaba en la piscina con sus dos hijos, de 4 y 6 años, y que éstos chapoteaban en el vaso pequeño mientras él los vigilaba desde una zona próxima al bar.

Pero en un momento dado los perdió de vista y fue cuando se acercó a la zona y le comunicó al socorrista que no veía a sus hijos, según el relato que el padre hizo a la Guardia Civil.

Este socorrista intentó localizarlos y fue entonces cuando se descubrió que los niños se habían ido a la piscina para adultos del recinto, y que allí había tenido lugar el accidente.

En un primer momento el pequeño fue atendido por varios bañistas hasta que los servicios sanitarios llegaron al lugar.