Compartir

Fuentes judiciales dijeron hoy que Matthei será careado el próximo lunes con tres exprisioneros que fueron torturados en la Academia de Guerra Aérea (AGA) mientras el general fue su director.

Matthei ejerció este cargo entre diciembre de 1973 y enero de 1975.

Durante ese tiempo, decenas de detenidos sufrieron torturas físicas y sicológicas en el subterráneo de la AGA.

La diligencia de confrontación fue decretada por el juez Mario Carroza y se hará efectiva a partir de las 09.00 hora local (13.00 GMT) del próximo lunes en el Edificio de las Fuerzas Armadas, frente al Palacio de La Moneda (sede del Ejecutivo), en el centro de Santiago.

La diligencia será posible, gracias a que Carroza acogió una apelación del abogado Eduardo Contreras, que representa a la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, y reabrió la causa por las torturas que causaron la muerte al general de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) Alberto Bachelet, padre de la expresidenta Michelle Bachelet Jeria (2006-2010).

El exintegrante de la Junta Militar será careado con el capitán Jaime Donoso y el suboficial Mario González Riffo, ambos de la Fuerza Aérea en situación de retiro.

Los dos fueron parte del proceso abierto en contra de integrantes de la FACH que se opusieron al golpe militar el 11 de septiembre de 1973.

Matthei será también confrontado con la exprisionera política Carmen Gloria Díaz.

Estos exprisioneros sostienen que Matthei es al menos cómplice o encubridor de las torturas ocurridas en la AGA mientras fue su director.

“Él como director pudo denunciar lo que estaba ocurriendo en el subterráneo de la Academia de Guerra, porque supo perfectamente lo que sucedía con los prisioneros”, dijo a Efe Mario González.

Por su parte, Carmen Gloria Díaz manifestó que “el general Matthei era el director de esa Academia, y si ha reconocido que sabía perfectamente lo que estaba pasando con los prisioneros, es culpable de los tormentos por omisión y debe ser procesado por este delito de lesa humanidad”.

Lo mismo sostiene el abogado querellante Eduardo Contreras, quien afirmó a Efe que “existen elementos suficientes para que el general Fernando Matthei sea encausado por las violaciones a los derechos humanos ocurridas en la Academia de Guerra Aérea mientras él era su director”.

Si bien a fines de los años 90 Matthei negaba saber que allí se torturaba a los detenidos mientras él era el director de la AGA, a comienzos de este año reconoció en una entrevista que sabía que a los detenidos se les torturaba, pero que no podía inmiscuirse en los asuntos que desarrollaban los fiscales aéreos que tenían a cargo a los prisioneros.

Más aún, en una extensa declaración judicial, Matthei admitió que a él le correspondió como director “proporcionar los medios” para todo lo que ocurría en la AGA, convertido en un centro de detención y torturas.

Ello incluía, dijo, desde la alimentación hasta los vehículos que se requerían.