Compartir

Una madre ha enterrado viva a su recién nacida en la India porque su deseo era haber tenido un niño. El caso de infanticidio se ha producido a las afueras de Indore. La madre cogió a la niña, con apenas 24 horas de vida, la envolvió en un paño y la enterró en mitad del bosque Mandleshwar, informa Daily Mail.

La recién nacida fue encontrada por un hombre que trabajaba en la zona plantando árboles. Según ha relatado al citado medio, oyó los gritos de algo que parecía un animal y finalmente resultó ser un bebé.

A pesar de que la trasladó rápidamente al hospital de la localidad, la niña, que sangraba por la nariz y la boca, no pudo superar las lesiones que le provocó el haber estado abandonada bajo la tierra.

En La India es frecuente que las familias prefieran los niños a las niñas, porque, con la crisis, son más fáciles 'de mantener'.