Compartir

El viceministro de Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, señaló en rueda de prensa que los detenidos en operaciones antinarcóticos suman 2.535, de los que 2.324 son bolivianos y 211 extranjeros.

Entre los extranjeros detenidos hay 65 colombianos, 36 peruanos, 24 argentinos, 22 brasileños, 10 chilenos, siete paraguayos, seis españoles, cinco mexicanos e igual número de sudafricanos, dijo Cáceres.

También fueron capturados ecuatorianos, belgas, franceses, nigerianos, polacos, australianos, estadounidenses, alemanes, holandeses, filipinos y costarricenses, ente otras nacionalidades.

Cáceres indicó que muchos de ellos fueron detenidos en aeropuertos bolivianos porque llevaban droga escondida en sus ropas y maletas, y en algunos casos habían ingerido las sustancias.

El funcionario expresó su confianza de que en los próximos meses se termine de instalar escáneres de rayos x para personas en las principales terminales aéreas de Bolivia para facilitar la tarea de los agentes antinarcóticos.

Agregó que durante el primer semestre también fueron confiscadas 9,7 toneladas de cocaína, y se destruyeron 40 laboratorios de purificación y reciclaje de esa droga.

El viceministro destacó, además, que la fuerza militar y policial encargada de la destrucción de plantaciones ilegales de hoja de coca, base para producir cocaína, ya superó las 5.000 hectáreas erradicadas, la meta mínima que debe alcanzar anualmente el país, según las normas vigentes.

Agregó que se espera superar las 10.000 hectáreas de coca destruidas hasta fin de año.

La norma antidrogas vigente permite cultivar un límite de 12.000 hectáreas de coca para usos tradicionales como el “acullicu” o masticado de la hoja de coca, pero en Bolivia existen en total alrededor de 27.000 hectáreas de esas plantaciones.