Compartir

López Orozco hizo estas declaraciones en el transcurso de una rueda de prensa, un día antes de prestar declaración por segunda vez, también en este caso a petición propia, ante la jueza instructora de la Operación Pokemon, Pilar de Lara, para someterse “a todas cuantas preguntas” quiera formularle.

Esa segunda declaración a petición propia vino motivada por las filtraciones del auto de intervención judicial de Cechalva, empresa concesionaria de la grúa municipal, en el que la jueza explicitaba sus sospechas sobre la posibilidad de que López Orozco hubiese cobrado sobornos de esa sociedad.

Por ello, con respecto al interrogatorio al que será sometido mañana, el alcalde tiró de ironía y dijo que será una “relación consentida”, para “decirle a su señoría que” es “totalmente inocente”.

En ese sentido, dijo sentirse “absolutamente tranquilo”, con la “seguridad interior y exterior” que le da saber que “jamás” aceptó ningún soborno por parte de nadie.

Por otra parte, el alcalde confirmó que entre los archivos intervenidos en su ordenador por orden la jueza, que mañana serán abiertos en presencia suya, hay comunicaciones con sus abogados, pero también dijo que “eso el poder judicial lo sabe” y “actuará conforme a derecho”.

En el segundo recurso presentado por la defensa del alcalde para solicitar el levantamiento del secreto de sumario, sus abogados ya advierten que vulnerar esas comunicaciones entre un letrado y su cliente puede ser motivo de “nulidad” de las actuaciones.