Compartir

Un científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha diseñado junto a un grupo de investigadores chilenos y norteamericanos una aplicación web que ayudará a explorar los efectos del cambio climático sobre la biodiversidad.

Según informó el CSIC este martes, las áreas protegidas representan una de las estrategias más importantes para hacer frente a la crisis que experimenta la biodiversidad como consecuencia de la actividad del ser humano. En las últimas décadas, el número de áreas protegidas en el mundo ha aumentado hasta cubrir cerca de un 15% de toda la superficie terrestre del planeta.

Sin embargo, los efectos del cambio climático podrían obligar a numerosas especies a migrar hacia zonas desprotegidas en su esfuerzo por buscar hábitats estables. Para ayudar a evaluar sus consecuencias, el investigador del Real Jardín Botánico (RJB-CSIC) Javier Fajardo Nolla ha creado junto a dos investigadores de la Universidad Católica de Chile y dos estadounidenses integrantes de la ONG Conservation International la aplicación web ‘GCMcompareR’, orientada a la exploración de los cambios proyectados por modelos climáticos para las próximas décadas en distintos escenarios de cambio climático.

“La aplicación web de código abierto se ha diseñado con el objetivo de asistir a conservacionistas, modeladores y científicos, en general, en estudios con modelos de cambio climático. A través de la comparación de los distintos modelos de circulación oceánico-atmosférica, la aplicación ofrece argumentos informados y repetibles para justificar la utilización, según los casos, de unos modelos u otros”, señaló Fajardo.

De esta forma, la ‘app’ permite comparar las proyecciones de esos modelos con el objetivo de determinar cuáles son más interesantes para determinadas zonas geográficas.

Fajardo Nolla, que acaba de defender su tesis doctoral ‘Optimizing the design of protected area networks in tropical Andean countries’ (Optimizando el diseño de redes de áreas protegidas en los países andinos tropicales) por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y dirigida desde el Real Jardín Botánico, lleva varios años estudiando los sistemas de áreas protegidas de los países andinos tropicales (Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia), que comprenden una de las regiones más biodiversas del planeta.

PREOCUPANTE DEGRADACIÓN

Los cinco países concentran algunas de las mayores concentraciones de especies y endemismos del planeta, lo que las convierte en una prioridad global para la conservación de la biodiversidad.

No obstante, según apunta el investigador, “esta zona del planeta también está experimentando una rápida y preocupante degradación como consecuencia de la expansión de usos productivos de la tierra que comprometen la estabilidad de sus sistemas de áreas protegidas y la capacidad de estos para resguardar la biodiversidad”.

Por este motivo, concluyó Javier Fajardo Nolla, “es urgente fortalecer estos sistemas de conservación. Desde la biología de la conservación, la planificación sistemática de la conservación es un marco de trabajo que tiene como propósito informar la toma de decisiones para el alcance de metas objetivas, transparentemente establecidas y con base científica. En definitiva, guiar a los tomadores de decisiones hacia las estrategias más eficientes para la mejora de los sistemas de áreas protegidas del mundo”.