Quantcast

La UGR lamenta que “dejan los bares abiertos y cierran las aulas”

La rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, ha lamentado que desde la Junta “dejan los bares abiertos y cierran las aulas” después de las medidas restrictivas decididas para la capital granadina este martes en Consejo de Gobierno, y ha destacado que la institución académica estaba cumpliendo la normativa y el curso “transcurriendo con total normalidad”.

En este sentido, en declaraciones a los medios, Pilar Aranda ha agradecido el “esfuerzo” de estudiantado, profesorado y personal de administración y servicios para poner en marcha el curso, con base en la semipresencialidad, y ha asegurado que la UGR, con cinco siglos de historia a sus espaldas, está preparada para volver a las clases virtuales desde el próximo jueves.

En cualquier caso, ha dicho estar a la espera de que le concreten la información sobre estas medidas y su alcance, tras lo cual, y una vez se publiquen en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, remitirá un comunicado a la comunidad universitaria sobre esta suspensión de las clases presenciales durante 15 días.

Ha acatado la decisión, si bien ha dicho que la decisión podría vulnerar la “autonomía universitaria”, incidiendo en que desconoce las cifras que han manejado sus responsables en la Junta, que podrían no conocer ni “metodologías” ni “prácticas” de la UGR, donde están “sorprendidos y tristes”. No ha habido clases aisladas, y “en el recinto universitario se está cumpliendo toda la normativa”.

Fuera de las aulas, los estudiantes son ciudadanos, mientras que, en los colegios mayores y las residencias, que ha insistido en que no dependen de la UGR, que colabora con ellos, la institución no puede “entrar a vigilar”. Ha reconocido, igualmente, que “trabajan muy bien” y hacen una labor positiva para la capital y la provincia.

“Me entristece profundamente que se valoren más los bares que la vida universitaria y la formación”, ha resumido la rectora, que ha hecho hincapié en que “dejan los bares abiertos y cierran las aulas, los seminarios, las bibliotecas y los laboratorios”.

“Parece que se entiende que es mejor que vayan a los bares, a las cafeterías o al ocio nocturno”, ha abundado Pilar Aranda, que ha dicho desconocer el “amparo legal” del acuerdo del Consejo de Gobierno.

La UGR ha detallado en la mañana de este lunes que, junto a los 236 positivos, el acumulado desde el pasado día 21 contabiliza 840 estudiantes aislados. Asimismo, ha detallado Aranda, ha invertido dos millones de euros en protección y señalética por la pandemia de Covid-19, y no ha sufrido de brotes en facultades o escuelas.

Comentarios de Facebook