martes, 22 septiembre 2020 20:19

Puig plantea mantener los ERTE y un marco normativo más ágil

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha planteado en la Conferencia de Presidentes celebrada este viernes de manera telemática tres grandes reflexiones, una de ellas vinculada a la economía y en la que ha puesto sobre la mesa la necesidad de mantener los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), un protocolo de movilidad único europeo y un marco normativo más ágil con procedimientos “exprés” que permitan acelerar las inversiones.

Así lo ha explicado en una declaración institucional emitida tras el encuentro, en la que ha detallado que es momento de mantener los ERTE porque “es el momento de salvar empresas” y puestos de trabajo. También ha defendido ese espacio único europeo con un protocolo único de movilidad “coherente” que permitiría mitigar los daños en el sector turístico y también en los negocios internacionales.

El ‘president’ también ha subrayado la necesidad de un nuevo marco administrativo español con una normativa “más flexible” que permita favorecer la inversión pública y privada, con “procedimientos exprés que hagan más ágil la contratación de proyectos vinculados a ayudas europeas”. “No quiere decir pérdida de control: todo el control necesario pero con toda la agilidad necesaria”, ha precisado.

Otra de las reflexiones que ha planteado se ha centrado en el espacio político, señalando que la política no puede solo mirar a los expertos, los técnicos y la ciencia: “En esta pandemia la política no puede dimitir de su responsabilidad”.

Algunos de los retos que se le presentan, según ha indicado Puig, son el de dar seguridad y estabilidad, reforzar la institucionalidad y hacer que “el concepto de unidad de acción no sea una frase vacía”.

En este punto, ha asegurado que los políticos tienen “la exigencia ética de que se aprueben unos Presupuestos Generales del Estado” y que se haga con el máximo consenso posible, con “acuerdos que superen la aritmética”.

También ha aludido a la necesidad de ejecutar la renovación pendiente de los órganos constitucionales, cuyo bloqueo ha calificado de “inmoral”. Y ha reivindicado la reforma del sistema de financiación para “garantizar la suficiencia financiera y la igualdad” de todos los españoles.

La tercera reflexión de Puig ha estado relacionada con la necesidad de “no confundir” con mensajes equívocos a la población en relación a la pandemia: “No estamos en una situación similar a la de marzo, no puede haber ninguna relajación, pero tampoco catastrofismo”.

Así, ha incidido en que hay que ser “ponderados” y no dejarse llevar “por los altavoces de alguna comunidad en concreto y su situación particular, que está de alguna manera también contaminando actualmente la situación”.

“Tampoco debe instalarse en la opinión pública la falta de previsión en la vuelta a los centros educativos”, ha dicho, porque en julio se llegó a un acuerdo sobre la hoja de ruta con la comunidad educativa.