Compartir

Un estudio realizado por el grupo del CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem), liderado por Héctor Escobar en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, advierte de que es fundamental prevenir las alteraciones metabólicas en el embarazo para que el desarrollo neurológico del feto sea normal.

El estudio indica que durante la primera fase del embarazo, la transferencia de hormonas tiroideas al feto es de importancia capital para un correcto desarrollo neurológico y, en esta etapa, la disfunción tiroidea materna grave, particularmente la deficiencia de yodo, puede resultar fatal, produciendo secuelas neurológicas irreversibles incluidas en el espectro de cretinismo neurológico.

Por ello, el doctor Escobar subrayó la importancia de “la vigilancia por parte del personal sanitario de estas situaciones, para evitar consecuencias negativas para la descendencia”.

El estudio del Ciberdem concluye que un suministro de hormona tiroidea desde etapas muy tempranas en una secuencia adecuada en espacio y tiempo es una condición necesaria para el desarrollo neurológico fetal normal. Por lo tanto, el hipotiroidismo manifiesto y la deficiencia de yodo necesitan una identificación y un manejo temprano, para evitar problemas en la descendencia.

Por otra parte, los investigadores inciden en la importancia de vigilar los episodios de hiperglucemia materna secundaria a la presencia de diabetes pregestacional o gestacional.

 

Según explicó el doctor Escobar, “esta es otra situación relativamente frecuente en la que el desarrollo fetal tiene lugar en un entorno hostil, y existe un mayor riesgo de trastornos del desarrollo neurológico, metabolismo anormal de la glucosa, sobrepeso y otros factores de riesgo cardiovascular en la vida adulta”.

Asimismo, la exposición fetal a la hiperglucemia debida a diabetes mellitus tipo 1 o diabetes gestacional se asocia con efectos metabólicos postnatales, y los hallazgos recientes puestos de relevancia en este estudio muestran que el riesgo de alteraciones en la descendencia puede ocurrir incluso en los grados más bajos de hiperglucemia materna.