Quantcast

La oposición avala en el Congreso el decreto del teletrabajo

El PP, ERC, Ciudadanos, Junts, el PNV y EH-Bildu han avalado este jueves en el Pleno del Congreso el decreto ley con la regulación del trabajo a distancia, si bien todas estas formaciones han exigido al Gobierno su tramitación como proyecto de ley para poder introducir cambios a través de enmiendas.

Estas formaciones han avanzado su apoyo a la convalidación del decreto ley durante su debate en la Cámara este jueves, señalando también que el contenido está auspiciado por el acuerdo con los sindicatos CC.OO y UGT y las patronales CEOE y Cepyme, si bien varios han criticado que la fórmula del decreto ley haya impedido realizar aportaciones antes de su entrada en vigor.

Diego Movellán, del PP, ha señalado que el propio Consejo Económico Social (CES) ha criticado que, tras dar el aval al texto, luego este ha sido modificado durante su tramitación, afeando las “prisas” del Ministerio de Trabajo por aprobar las normas.

Por parte de Vox, Mireia Borrás ha lamentado que la ausencia del reparto de gastos no dé certidumbre a las empresas, ni al trabajador sobre un posible aumento en el IRPF por los equipos proporcionados al poder ser considerados salario en especie, por lo que ha reclamado que se fijen estas partidas como “conceptos retribuidos exentos de cotización y tributación”

PNV Y Cs CELEBRAN QUE SE DELEGUE EN LA NEGOCIACIÓN

También Iñigo Barandiaran (PNV) ha advertido “cierta contradicción” entre este instrumento y el elogio al diálogo social, si bien ha celebrado el acuerdo social y ha valorado positivamente, al igual que María Muñoz (Cs), que haya “suficiente flexibilidad” en la norma y delegue en el acuerdo entre empresa y trabajador cuestiones no reguladas.

Una vía que otros grupos, como EH-Bildu y el BNG han cuestionado pues cree que estas “indefiniciones”, como ha dicho Mertxe Aizpurua, “tienen riesgos” que puedan desembocar en una mayor desigualdad o incluso situaciones de explotación. La portavoz de Bildu ha reclamado un mayor nivel de definición, además de que esta regulación abra la puerta a un replanteamiento de las jornadas laborales, con menos horas o incluso menos días.

También ha echado en falta el portavoz laboral de ERC, Jordi Salvador, sanciones para empresas que vulneren aspectos de la desconexión digital, o concreción sobre cómo fichar en el teletrabajo, avanzando que reclamará que todo trabajador pueda acogerse a esta regulación, aun no alcanzando el 30% de jornada a distancia.

Ferrán Bel, de Junts, ha felicitado a la ministra Yolanda Díaz por los acuerdos conseguidos, pero también ha abogado por vincular esta ley con una “reforma horaria”, como la que impulsa el Parlament de Cataluña.

“SIN ORGANIZACIÓN, LOS DERECHOS SON PAPEL MOJADO”

Alberto Rodríguez, de Unidas Podemos, ha asegurado comprender, e incluso compartir ciertas críticas, pero ha celebrado la regulación como la conquista de un nuevo derecho, que se impida el despido por una negativa a teletrabajar y ha subrayado que “la única forma de garantizar derechos es organizarse y luchar”, pues sin ello “los derechos quedarían en papel mojado”. “Seguiremos legislando, pero que la gente no olvide que lo que hace falta es organizarse y luchar para que lo que pone el BOE se haga realidad”, ha concluido.

Por parte del PSOE, su diputada María Dolores Narváez Bandera ha reivindicado la importancia de “adelantarse” y regular el teletrabajo pues la necesidad de trabajar a distancia “entraña el riesgo de que sean más las mujeres que se acojan a él”, aumentando las responsabilidades de las mismas y, por ello, “perpetuando el rol de género tradicional”. “Lo hemos visto y lo hemos sufrido durante el confinamiento cuando las escuelas estaban cerradas”, ha dicho.

Comentarios de Facebook