Quantcast

Malasmadres y ‘Yo No Renuncio’ exigen regular las bajas y el teletrabajo

El Club de Malasmadres y la Asociación ‘Yo No Renuncio’ han puesto en marcha una iniciativa, que ya ha reunido más de 60.000 firmas, en la que exigen al Gobierno la regulación de las bajas y el teletrabajo para ayudar a la conciliación de las familias españolas con hijos en esta ‘vuelta al cole’ de los menores en plena pandemia.

“Después de 6 meses exigiendo medidas de conciliación urgentes, seguimos sin respuesta por parte del Gobierno. Las familias estamos abandonadas y necesitamos soluciones y un compromiso activo para no tener que renunciar”, ha denunciado la presidenta de la asociación ‘Yo No Renuncio’, Laura Baena.

Con estas palabras se refiere a la campaña ‘Esto no es conciliar’, que el Club de Malasmadres lanzó en pleno confinamiento. Esta organización también critica que, desde entoces, “no se haya avanzado nada”.

Sus reclamaciones son que se impulse el teletrabajo por imperativo legal en los casos en que sea posible y cuando las circunstancias familiares del trabajador o trabajadora así lo exijan; facilitar la adaptación de jornada y su reducción sin pérdida salarial cuando el teletrabajo no sea posible, siendo el Estado quien asuma la diferencia; o ayudas económicas para las familias que trabajan fuera del hogar cuando ninguna de estas dos opciones sean posibles.

EL PLAN MECUIDA “NO ESTÁ SIENDO EFICAZ”

Sobre este último punto, Malasmadres apunta que también incluiría a familias que por cualquier circunstancia han de cuidar, por ejemplo, en el caso de menores con patologías previas que no puedan acudir a clase. “Esta ayuda de carácter económico es distinta del Ingreso Mínimo Vital ya que va destinada a aquellas familias que aún trabajando, no tienen solvencia suficiente para costear los gastos de un cuidador, o para los padres que deciden renunciar a su trabajo para permanecer al cuidado de su hijo”, explican.

Con respecto al Plan MeCuida del Ejecutivo, Malasmadres critica que las solicitudes para pedir la adaptación de jornada se tornan en “peleas” interminables en la mayoría de los casos con la empresa. “Es falso que esté siendo eficaz esta medida, porque en la mayoría de los casos, la empresa no acepta la solicitud o comunicación y está obligando a la mujer a entrar en una pelea imposible de sostener”, denuncian. Además, critican que la reducción de jornada “de la que tanto presume el Gobierno” y que “no es otra cosa que una excedencia”, no es asumible, en muchos casos, “si conlleva pérdida salarial”.

Para la abogada de familia Emi de Sousa, coautora de la iniciativa, la situación actual mantiene a las familias en la incertidumbre. A su juicio, la situación laboral de una persona “no puede quedar a la arbitrariedad del médico de Atención Primaria”, sino que “los criterios han de estar unificados”. Así, cree que el tratamiento para los progenitores debe ser el mismo, tanto si el caso de su hijo es positivo, como si es sospechoso de coronavirus por un contagio en el centro.

Del mismo modo, el colectivo quiere poner el foco en el cruce de declaraciones “confusas” y “a veces contradictorias” que se han realizado en los últimos días, generando, a su juicio, “más confusión a las familias”. Por este motivo, la Asociación ‘Yo No Renuncio’ ha pedido una reunión con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, como responsable del departamento al que van dirigidas las principales medidas.

AYUDAS PARA EQUIPOS INFORMÁTICOS

También ha mostrado su “preocupación” por esta situación la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN), que se ha reunido con la directora general de Diversidad Familiar, Patricia Bezunartea, para trasladarle sus demandas en este sentido. El presidente de la FEFN, José Manuel Trig, ha señalado que su principal petición es la “protección laboral y económica” para las familias “de una forma clara y real”.

Coinciden en señalar que el Plan Mecuida “no sirve”, y denuncian que “protege en lo laboral pero no en lo económico”. “El Plan Me Cuida puede servir a alguna familia que tenga una situación económica privilegiada, pero no es una opción viable para la gran mayoría de familias, porque son muy pocas las que pueden coger una excedencia o una reducción del salario, es decir, prescindir de una parte del sueldo o de un sueldo completo, en especial en un momento de grave crisis económica en muchos sectores”, explica Trigo.

La FEFN recuerda que las posibilidades de contagio o de hacer cuarentena en una familia numerosa son mayore. Además, apuntan que un solo caso en estos hogares “podría ocurrir que se tuviera que poner en cuarentena también a los hermanos”. “Es una cuestión de calado, que afecta mucho a la organización familiar, y que no se puede improvisar”, apunta la federación, que recuerda que “no todo el mundo puede teletrabajar”.

En la reunión con la directora de Diversidad Familiar, la FEFN también ha pedido una línea de ayudas para la compra de ordenadores o tablets en las familias con más hijos y menos recursos, de manera que ningún niño se quede atrás por no contar con el equipo necesario.

Comentarios de Facebook