Compartir

Conductores y asegurados tienen que estar preparados para no caer en en el nuevo timo que circula por Internet con la Dirección General de Tráfico (DGT) como protagonista. Se trata de un nuevo engaño en el que los estafadores se hacen pasar por  Tráfico para comunicar una supuesta multa.

Las víctimas reciben un correo electrónico en el que aparecen su nombre y apellidos, se les imputa una infracción por superar el límite de velocidad permitido y se adjunta una fotografía de su vehículo.

Sin embargo, si se pulsa el enlace para ver la imagen del vehículo sancionado, tal y como sugiere el email, no se consigue otra cosa más que activar el timo, y abrir la puerta a que los delincuentes pueden acceder a las claves electrónicas y datos bancarios del usuario.

Para evitar caer en este ‘phising’, la Policía recuerda que pese al lenguaje oficial, o las leyes citadas, la DGT nunca notifica una multa vía email, sino que lo hace a través del correo ordinario.