Compartir

La inestabilidad atmosférica dejará este fin de semana lluvias “especialmente fuertes” en Granada, Almería, Murcia y Comunidad Valenciana, mientras en el noroeste se superarán los 32 grados, unas temperaturas “bastante altas para la época”.

Así explicó a Servimedia el portavoz de la Aemet Rubén del Campo la previsión meteorológica para este fin de semana, que estará marcado por la inestabilidad atmosférica que provoca la conjunción sobre le Península de un embolsamiento de aire frío en las capas altas de la atmósfera y el viento que soplará del Mediterráneo, lo que dará lugar a lluvias en las zonas más cercanas al Mediterráneo.

De hecho, para el sábado hay alerta por acumulación de lluvias en Almería, donde se podría recoger en una hora más de 30 litros por metro cuadrado.

Por ello, según Del Campo, habrá lluvias “puntualmente fuertes” en Andalucía Oriental (Almería y Granada), Murcia y la Comunidad Valenciana y, aunque de menor intensidad, en el sur de Cataluña, Aragón y el este de Castilla-La Mancha. Las precipitaciones “pueden extenderse a otras zonas, como la zona centro, pero no serían tan intensas”.

Por el contrario, el tiempo estará “tranquilo” en el noroeste: Galicia, Asturias, Castilla y León. En esas zonas “lloverá poquito o no lloverá” y, además, disfrutarán de temperaturas “bastantes altas para la época, superiores a los 32 grados”.

Según la Aemet, la inestabilidad se mantendrá en las regiones mediterráneas durante la semana, “por lo menos hasta el jueves”, aunque el martes las lluvias ya afectarían a una zona “más acotada” en Aragón y Cataluña, sin descartar precipitaciones leves “en puntos del interior”.

También las temperaturas seguirán “sin variaciones muy acusadas”, salvo este sábado en el sureste, donde las lluvias harán caer el termómetro cinco grados. En el noroeste, sin embargo, serán “altas”, entre 5 y 10 grados por encima de lo habitual en esta época del año.

‘EX HELENE’

Rubén del Campo también explicó a Servimedia que en la noche del domingo al lunes los pescadores gallegos podrán notar en “altamar” los efectos de la tormenta tropical ‘Helene’, que para entonces ya se habría degradado y convertido en “borrasca” y se llamará técnicamente ‘Ex Helene’.

En su camino hacia las Islas Británicas, pasará “cerca” de las costas del noroeste de Galicia, aunque, precisó, será “a cientos de kilómetros”, dejando un “temporal marítimo en la zona de altamar”. “En tierra se notará alguna racha fuerte de viento”, y, “en principio, no hay ningún motivo para la alarma”, recalcó.