Quantcast

FAES ve en el pésame de Sánchez al etarra suicidado un gesto a los “herederos políticos de ETA”

La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) ha denunciado este miércoles que el pésame del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por el suicidio del etarra Igor González en la cárcel guipuzcoana de Martutene es “una declaración política con un significado inequívoco de gesto hacia los herederos políticos de ETA”, que responde a los planes del Ejecutivo de recomponer la “mayoría Frankenstein” que le dio la investidura.

“Este –el de la recomposición de esa mayoría desestabilizadora para España– es el sentido del ‘profundo sentir’ expresado por el presidente del Gobierno por el suicidio de alguien que, si hubiera podido, habría matado e hizo todo lo posible para que ETA siguiera matando –también a socialistas–, sabiendo que luego los actuales interlocutores de Sánchez, en forma de Bildu, justificarían esos crímenes”, señala la Fundación, que lidera el expresidente José María Aznar.

En un artículo que lleva por título ‘Frankenstein da el pésame’, FAES asegura que, de no ser así, Sánchez podría haber trasladado su pésame privado a la familia, si es que “el suicidio en prisión del miembro de ETA Igor González Sola” ha producido “un impacto especial en la sesgada sensibilidad del presidente del Gobierno”.

“Pero cuando el presidente del Gobierno -no Pedro Sánchez- hace una manifestación de pésame en el Senado, durante la sesión de control y precedido de una intervención del representante de Bildu, lo que Sánchez está haciendo es una declaración política con un significado inequívoco de gesto hacia los herederos políticos de ETA”, señala.

Es decir, se trata, a su juicio, de una “nueva escenificación de acercamiento a lo peor que circula por la política de nuestro país”, como el que ya hizo el Gobierno, según FAES, cuando “se produjo el obsceno pacto entre Podemos, PSOE y Bildu en el que las tres partes se comprometían a derogar íntegramente la reforma laboral advertimos”.

“Los hechos demuestran que aquello no era algo ocasional. Ahora Sánchez se dispone a recomponer la “mayoría Frankenstein” con todos sus componentes: derogación de la reforma laboral, mesa de negociación con el independentismo catalán, promesa de indulto encubierto a los sediciosos convictos con la “reforma” de los delitos de sedición y rebelión y ley de memoria, no ya histórica, sino “democrática” para compensar a la izquierda nostálgica de la ruptura y la confrontación”, denuncian.

Asimismo, FAES señala que, mientras, el Gobierno está convirtiendo “los presupuestos en una trampa retórica en la que se discute mucho de lo que no existe”. “Porque el Gobierno no ha presentado un solo documento”, lamentan.

Comentarios de Facebook