Compartir

Los investigadores del hospital Vall d’Hebron de Barcelona acaban de presentar un fármaco probado en ratones que frena uno de los genes claves en el desarrollo de los tumores, el oncogen MYC.

Tras alcanzar este hito, que publica la revista Sciencie Translational Medicine, los responsables de este estudio confían en iniciar la fase de ensayo clínico en 2020 con pacientes de cáncer de pulmón y de mama.

Las expectativas depositadas sobre este nuevo fármaco inhibidor, que se ha bautizado con el nombre de Omomyc son muchas. De hecho los investigadores no descartan que pudiera ser efectivo contra cualquier tipo de cáncer, dado que se trata de la primera terapia molecular que con forma de miniproteína ataca al MYC, situado en el núcleo de las células tumorales. Una frontera, que ha logrado superarse con la molécula desarrollada por Marie-Eve Beaulieu.

El equipo liderado por la bióloga Laura Souck, investigadora principal del Grupo de Modelización de Terapias Anti-Tumorales en Ratón, asegura haber conseguido bloquear la actividad del oncogen MYC, sin desencadenar graves efectos secundarios.

“En este estudio demostramos que Omomyc puede ser administrado por vía intravenosa sin producir efectos secundarios en el ratón e impidiendo el crecimiento tumoral, hecho que nos permite extender esta nueva terapia para tratar otros tipos de cáncer y sus metástasis”, aseguran.

El medicamento, que ha sido probado en distintos animales con cáncer de pulmón no microcítico, ha logrado frenar el avance y reducir el tamaño del cáncer.

El cáncer de pulmón no microcítico “es el subtipo más agresivo y mortal en mujeres y hombres”.

Ahora, según apunta Beaulieu, “después de validar la eficacia de este nuevo fármaco en el tratamiento de tumores de pulmón en modelos preclínicos, estamos ahora escalando la producción y la purificación de la miniproteína a nivel industrial para el tratamiento de los pacientes reclutados en futuros estudios clínicos”.