Compartir

El Gobierno de Emmanuel Macron acaba de dar los primeros pasos para llevar a cabo una de las promesas que dirigió en campaña a los jóvenes franceses antes de llegar al Elíseo. Se trata de un regalo de 500 euros para todos los ciudadanos que alcancen la mayoría de edad.

Este presupuesto podrá invertirse en disfrutar de actividades cuturales como el cine, el teatro, comprar entradas para un concierto, un DVD o inscribirse a cursos y talleres.

Esta semana se ha comenzado a trabajar en la implantación de este cheque, según informa ‘El País’, a partir de una aplicación para móviles y tabletas desarrollada por el Ministerio que propondrá servicios y actividades geolocalizadas a la proximidad del lugar donde se encuentre el usuario.

En declaraciones a ‘Le Monde’, el ministro de Cultura, Franck Riester ha subrayado que cuando supere la fase de experimentación, se decidirá si se generaliza el proyecto a todo el territorio. Si culmina con éxito, sus cálculos son que 200.000 jóvenes puedan disfrutar de ese pase cultural a finales de 2020.