Quantcast

Dirección de IU analizará si hay que aplazar de nuevo la asamblea federal por el Covid

La dirección de IU analizará el lunes si debe aplazarse de nuevo la asamblea federal del partido, prevista en enero, debido a la situación sanitaria y el impacto en el debate previo de las restricciones en las distintas comunidades autónomas, motivadas por la segunda ola de la pandemia del coronavirus.

Será la Comisión Colegiada de IU, en su reunión ordinaria, la que evaluará y decidirá si el proceso previo de debate en asambleas locales repartidas en las distintas federaciones autonómicas puede llevarse a cabo en las actuales condiciones, se despliega alguna solución intermedia o, por el contrario, se ve afectado por la crisis sanitaria y debe posponerse.

En este sentido y a instancias del coordinador federal de IU, Alberto Garzón, se ha procedido a recopilar por parte de la Secretaría de Organización la información en las 17 federaciones autonómicas del partido para que opinen sobre si son viable estos trabajos previos. Esta labor se ha extendido hasta este mismo fin de semana y todos los datos recopilados se cometerán a examen de la Comisión Colegiada.

El propio Garzón se refirió a este asunto en su perfil de Facebook, al subrayar que ha solicitado evaluar la opción del aplazamiento dada la situación sanitaria y la “dificultad de las asambleas locales para debatir en buenas condiciones”.

GARZÓN: “QUIZÁS CONVENGA ESPERAR”

El también ministro de Consumo enfatizó que la asamblea federal decide sobre la estrategia política para los próximos años, así como la renovación de la dirección política de la organización, algo que “exige un debate sereno y riguroso entre miles de militantes y es difícil de llevar a cabo exclusivamente de manera telemática”.

“Las nuevas tecnologías de la comunicación facilitan la toma de decisiones y la democratización de las instituciones, pero son incapaces de sustituir con plenitud el encuentro y debate físico entre personas. Por eso, quizás convenga esperar a que se den las condiciones”, detalló el líder de IU.

EL SECTOR CRÍTICO PIDE EL APLAZAMIENTO

Mientras, el sector crítico a la dirección de IU, liderado por el precandidato José Antonio García Rubio, remitió un escrito a la comisión colegiada para solicitar un aplazamiento de la asamblea federal, al entender que “no se va a poder cumplir con el mandato estatutario de poder garantizar el máximo de participación por el endurecimiento de las normas anti Covid19 que restringen movimientos y reuniones”.

En ese documento, García Rubio incide en que debe garantizarse “la posibilidad real de que toda la afiliación pueda participar, si lo desea, en los debates asamblearios”. De no ser posible, demanda la necesidad de aplazar el proceso.

“Esta participación insoslayable, parece ser imposible salvo en Canarias por las normas adoptadas por la autoridad delegada del estado de alarma y por el previsible endurecimiento de las mismas. Es más, en el caso de Madrid, y es sólo un ejemplo, donde existe un confinamiento por zonas de salud, mucho más pequeñas que el barrio de las Asambleas, las normas aprobadas por la Federación ni se ocupan de abrir mecanismos para esa participación, lo que pone en cuestión en el interno y en el externo (no olvidemos que ese proceso está abierto también a personas no afiliadas) la legitimidad de los resultados del debate”, remachó.

La asamblea federal ya fue aplazada de julio a enero en una decisión que se adoptó en abril, en pleno confinamiento domiciliario por la primera ola de coronavirus.

Tras presentarse los dos documentos político-organizativos impulsados por los dos sectores, el debate sobre las dos propuestas debe completarse el 20 de diciembre. A su vez, el día 22 de ese mes finaliza el plazo para formalizar candidaturas a dirigir la organización.

ESTRATEGIAS ANTAGÓNICAS

Finalmente, la votación de los documentos asamblearios y las candidaturas presentadas se fijó del 4 al 10 de enero, en el que Garzón volverá a optar a la reelección en una lista consensuada con el denominado sector mayoritario.

La propuesta estratégica de la dirección, consensuada con el Partido Comunista de España (PCE), defiende “fortalecer” la coalición con Podemos, bajo la marca Unidas Podemos, y apostará para ello por “democratizar” este espacio de convergencia, de cara a asentar su “base popular y territorial”.

Frente a ello, el documento crítico denominado ‘La izquierda necesaria’, confronta con esa visión, pues se opone a la integración con Podemos (una vía que tilda de “fracasada) y reivindica la “soberanía” de la formación.

Comentarios de Facebook