Compartir

El cáncer de cabeza y cuello provoca 350.000 muertes cada año en el mundo y en el 85% de los casos, esos tumores están relacionados con el consumo de tabaco, según lo advirtió este viernes la Sociedad Española de Cirugía de Cabeza y Cuello (Seorl-CCC) con motivo del Día Mundial de esta enfermedad que se celebra este sábado.

La Seorl-CCC insistió también en la importancia del diagnóstico precoz de este tipo de tumores, ya que puede mejorar la supervivencia, con una reducción de la mortalidad de hasta un 90%. Por ello, recomendó estar alerta ante los posibles signos y síntomas de bultos en el cuello y acudir al otorrinolaringólogo ante una sospecha.

Cada año se detectan en España 10.000 casos nuevos de tumores de cabeza y cuello. Los más frecuentes son los de la cavidad oral, cuya incidencia, que aumenta cada año, es del 3% y su prevalencia de entre 11 y 17 casos por cada 100.000 habitantes.

El presidente de la Comisión de Cabeza y Cuello y Base de Cráneo de la Seorl-CCC, el doctor Pedro Díaz de Cerio, aseguró que “se localizan sobre todo, por orden de frecuencia, en lengua, suelo de boca, trígono retromolar, mandíbula y encía, maxilar y paladar duro y mucosa bucal”.

FACTORES DE RIESGO

Los principales factores de riesgo de los tumores de cabeza y cuello son el tabaco y el alcohol y “desde hace unos años hemos visto que el virus del papiloma humano también está implicado en la etiopatogénesis de estos tumores”.

Si se detectan en estadios avanzados, tienen una baja supervivencia, la cual aumenta de manera notable cuando existe un diagnóstico en estadios iniciales. “En este sentido, el otorrinolaringólogo-cirujano de cabeza y cuello tiene un papel fundamental, no sólo para el diagnóstico precoz, pues controla toda la magnitud de la vía aereodigestiva, sino para la fase terapéutica”, añadió el doctor Díaz de Cerio.

Este especialista recordó que el tratamiento debe ser multidisciplinar. “El otorrinolaringólogo tiene un papel de coordinador y también participan endocrinólogos, nutricionistas, psicooncólogos, foniatras y logopedas y profesionales de enfermería especializada, para intentar conseguir un manejo óptimo del paciente”.

SIGNOS DE SOSPECHA

Uno de los signos que pueden hacer sospechar que un paciente tiene un cáncer de cabeza y cuello es la presencia de una masa en el cuello, “cuyo manejo resulta controvertido en muchas ocasiones”, subrayó el doctor Raimundo Gutiérrez Fonseca, secretario general de la Seorl-CCC. En la mayoría de los casos, los bultos en el cuello son benignos, sobre todo en pacientes jóvenes, en los que suelen ser inflamatorios, infecciosos y, en ocasiones, malformaciones. “Sin embargo, hay una serie de factores de riesgo que deben hacer sospechar malignidad, como son tener más de 40 años, el tabaquismo y el consumo de alcohol”, advirtió.

En aquellos casos en que no se haya conseguido el diagnóstico del tumor primario, se realizarán pruebas de imagen, donde el TC y el PET son fundamentales. También “se puede plantear una extirpación de la mucosa de la base de lengua mediante procedimientos transorales, de los que destaca, por su escasa morbilidad, la mucosectomía robótica de la base de lengua, que permite localizar el tumor primario en un 80% de los casos, según recientes artículos”, indicó el doctor Gutiérrez Fonseca.