Compartir

La empresa de comercio electrónico Amazon ha puesto la primera piedra del que será su mayor hub logístico aeroportuario, con el que busca dejar de depender de otras compañías de reparto aéreo que le han causado algún contratiempo. El objetivo del gigante de la distribución será  llevar sus paquetes cada vez más rápido al cliente.

Situado en Cincinnati, Ohio (Estados Unidos), el aeropuerto contará con 3,6 kilómetros cuadrados de instalaciones. El proyecto supondrá un desembolso de 1.500 millones de dólares, unos 1.340 millones de euros–, y se calcula que estará finalizado en 2021 cuando podrá operar hasta 200 vuelos diarios con cien aeronaves.

Jeff Bezos, fundador de la compañía, aseguró en el acto de inauguración de su nueva flota de aviones (que operarán bajo la marca Amazon Air) que “va a permitirnos entregar los paquetes más rápido”