Compartir

1Antes de salir al restaurante

Uno de los grandes errores que se cometen al comer fuera (y que acaban acumulándose en forma de kilos extra) es pedir por los ojos. Si llevas muchas horas sin comer y llegas al restaurante, lo normal es que te pidas los platos más abundantes y apetecibles. Pero esto puedes evitarlo, tomándote un snack una hora antes de salir: una pieza de fruta, un yogur griego o un pequeño plato de ensalada. Así ayudarás a tu cuerpo controlar el hambre y podrás pedir con mesura.

Atrás