sábado, 19 septiembre 2020 21:42

¿Cómo superar con éxito la cuesta de septiembre sin morir en el intento?

El verano toca a su fin y, si sumamos los gastos veraniegos al coste que supone la vuelta al cole, el gimnasio y la rutina, nos enfrentamos a la ya conocida como cuesta de septiembre.

Alimentación, transporte, educación, hipotecas, ropa y calzado o consumo del hogar, son algunas de las principales partidas mensuales de los hogares españoles que durante este periodo suelen aumentar, sobre todo, en el caso de las familias con hijos. No en vano, según un reciente estudio de Percentil.com, el regreso a las aulas costará entre 200 y 400 euros por niño.

¿Cómo hacer frente a los gastos que se nos presentan este mes? ¿Qué alternativas existen para ahorrar? ¿Cuál es el canal más óptimo para comprar en esta época del año? ¿Qué estrategia debemos seguir? ¿Cómo planear estas compras?

Para responder a estas preguntas, el servicio de financiación instantánea para compras online Aplazame ha elaborado una serie de claves que te ayudarán a superar sin dificultades la temida cuesta de septiembre.

Presupuesto de ingresos y gastos familiares: Es siempre el primer paso. ¿Cuánto ingresamos mensualmente en nuestro hogar? ¿Qué gastos fijos tenemos? ¿Cuáles serán los extras de este periodo? Una buena práctica es plasmar sobre un papel el total de ingresos mensuales y al lado la estimación de gastos, tanto fijos como puntuales, para a partir de ahí saber con qué presupuesto podemos contar durante este mes y determinar por orden de importancia las partidas más urgentes.

Huir de las compras compulsivas: Antes de comprar es importarte listar cuáles son las necesidades reales, para evitar así caprichos en este periodo de gran desembolso. En el caso de la vuelta al cole, para ahorrar se puede optar por reutilizar libros, compartir transporte o comprar la ropa de segunda mano.

Si es indispensable realizar la compra, es importante que sea una opción meditada, es decir, hacer una comparación exhaustiva entre la amplia variedad de ofertas disponibles. A veces las tiendas aprovechan para hacer descuentos y promociones, ofrecen posibilidades de financiación y otras ventajas que benefician a los consumidores. Por tanto, tener paciencia para encontrar la mejor oportunidad es fundamental.

Un facilitador para la búsqueda es Internet. El canal online permite acceder a un amplio abanico de ofertas sin necesidad de salir de casa, cuenta con mayor stock y nos permite, además, guiar nuestra selección por las opiniones de otros usuarios. No es de extrañar, por tanto, que cada vez más consumidores españoles compren casi exclusivamente a través de e-commerces.

Pago a largo plazo: Tal vez el gran desembolso que exige la cuesta de septiembre no nos permita hacer frente a todos los pagos de este mes. Por eso, cada vez son más los establecimientos que permiten financiar nuestras compras e ir pagándolas a plazo, una opción que aliviará el gasto en este periodo y permitirá poder adquirir sin problemas las necesidades específicas de este momento. La posibilidad de financiación no es exclusiva de tiendas físicas: servicios como Aplazame permiten a los compradores digitales financiar instantáneamente sus compras. Una opción por la que se decantan principalmente españoles de entre 30 y 50 años de edad, procedentes, en su mayoría, de Madrid, Barcelona, Cádiz, Murcia y Galicia. ¿El importe de compra medio financiado? Según los datos de Aplazame de 2015, 291 euros en septiembre y 326 en octubre, por encima de los 260 euros de la media anual. Cifras que vienen a confirmar esta cuesta de septiembre como una dura competidora de la más famosa cuesta de enero.

Ahorro en los hábitos cotidianos: ¿Cuánto sueles pagar en las facturas de luz, gas, agua, teléfono o incluso el gimnasio? Estos gastos fijos mensuales los solemos abonar mensualmente sin pararnos a buscar descuentos, mejores tarifas o promociones. Septiembre es un buen momento para valorar nuevas ofertas y, en caso de ser más rentable, cambiar de proveedor. Usar el coche a diario supone también un elevado gasto que se puede reducir usando en mayor medida el transporte público u optando por alternativas como la bicicleta para los trayectos cortos.

Propósitos sanos: La vuelta a la rutina es también para muchos el comienzo de un nuevo año y, por tanto, un buen momento para iniciar propósitos saludables como dejar de fumar, consumir menos alcohol o apostar por caminar más. Prácticas que, además de mejorar nuestra salud, se notarán a final de mes en nuestro bolsillo.