Compartir

Ignacio y María, los padres del bebé al que la Dirección General de los Registros y del Notariado ha prohibido que llamen Lobo, han recibido una providencia por parte del juez encargado del caso que les advierte que si pasados tres días no han presentado un nombre alternativo, el propio magistrado será el encargado de decidir uno para el bebé.

Los padres del niño han recibido en los últimos días un gran apoyo en las redes sociales y en Internet, donde han recabado ya más de 20.000 firmas. Ambos alegan que la decisión del juez les “ha pillado por sorpresa”, según apunta la Cadena SER, y que es “probable” que el magistrado ya haya puesto nombre al niño, ya que la providencia se dictó hace unos días.

Tanto Ignacio como María han defendido que hace 13 años, en Barcelona, un hombre y una mujer pusieron a su hijo el nombre de 'Lobo' y “no le ha supuesto ningún perjuicio”.

En el auto dictaminado desde el tribunal se cita el artículo 54, párrafo II de la Ley de Registro Civil, asegurando que se prohíben aquellos nombres que hagan confusa la identificación y esta prohibición “alcanza, sin duda, al nombre propuesto, que se corresponde con un apellido especial”.