Compartir

Hay estudios que demuestran que los comportamientos de la población cambian según la época del año en la que nos encontremos. Con las llegadas de las altas temperaturas a nuestro país el consumo de bebidas refrescantes se multiplica. La gente busca en el frío de las bebidas un aliado para combatir el calor.

En general, y aparte del consumo de agua, el cual es el que sufre un mayor aumento, en el mundo las bebidas que más multiplican su consumo son los refrescos. Sin embargo, no son los únicos. En España las terrazas de los bares y el retraso del ocaso crean una atmósfera perfecta que invita a sentarse y disfrutar de una caña fresquita acompañada de una tapa. Las cervezas son las reinas del verano en nuestro país. Y si, además, las podemos disfrutar es en compañía, mejor que mejor. Porque también se ha demostrado que con la llegada del calor no es solo el consumo de bebidas el que sufre un aumento, también las ganas de la gente por salir y socializarse se ponen de manifiesto.

En este sentido, la gente no solo sale a cenar y beber un par de cervezas para luego volverse a casa, sino que los cócteles y otras bebidas de alta graduación alcohólica también aparecen en muchos de los planes de la sociedad para acompañar la noche de fiesta. Es sobre todo en sitios de costa donde el consume de este tipo de bebidas sufre un mayor aumento, incrementándose casi en tres veces si lo comparamos con la temporada invernal. Entre las bebidas que más se consumen: cócteles de cualquier color y sabor, hechos con cualquier tipo de licor o bebida espirituosa. En el mercado encontramos hay diferentes tipos de whisky, vodka, tequila, ron o ginebra que se usan y se mezclan para hacer la bebida más atractiva de cada verano.

Es necesario recordar que, si bien el tiempo acompaña al consumo de este tipo de bebidas, es también muy importante recordar que siempre hay que tener un especial cuidado a la hora de consumir bebidas con alcohol e intentar no tomar un número demasiado alto de forma seguida.