Compartir

1Hay hábitos sanos que, en exceso, resultan ser todo lo contrario. Estos son los seis más habituales.

Hay hábitos sanos que, en exceso, resultan ser todo lo contrario. Estos son los seis más habituales.1. Tomar el sol: El sol es una fuente de vitamina D, la cual es necesaria en el organismo para mantener una óptima salud ósea. Tomar el sol es bueno, ya que su luz y calor nos influyen positivamente y evitan la oxidación de las células. A los recién nacidos, se recomienda que les dé la luz del sol al poco tiempo de venir al mundo para prevenir la ictericia. Sin embargo, todo el mundo sabe que tomar el sol en exceso contribuye a aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel. Por eso, si se toma, hay que evitar las peores horas (suelen ser de 12 a 17,00 horas) y usar una crema de protección 50 para minimizar el impacto de los rayos ultravioleta.

Atrás