Compartir

Unos días después del comienzo del verano, arranca la temporada de más calor del año: la canícula. ¿Tú también querías pensar que lo peor del verano ya había pasado? ¡Pues todavía queda mucho calor que aguantar!

La canícula es el período estadísticamente más caluroso del año, en el que la temperatura alcanza los valores más altos del año. Su duración en España abarca aproximadamente desde el 15 de julio al 15 de agosto, dependiendo de la localidad.

El motivo de que no empiece exactamente con el inicio astronómico del verano se debe a varios factores; como que el sol se encuentra muy alto a principios del verano. Además, la radiación solar hace que ahora la tierra ya esté recalentada. A pesar de que al inicio del verano hay más horas de sol, la temperatura de la superficie del mar todavía no es muy alta, tiene poco calor acumulado y por ello actúa termorregulando la temperatura del aire de las zonas costeras próximas.

Así, en España la canícula comienza más tarde que en el interior de Estados Unidos, Europa o África.

Este término deriva de canis (perro) y hace referencia a la estrella Sirio (“la abrasadora”) de la constelación Canis maior, la más brillante del cielo nocturno durante el verano del hemisferio norte. Nuestros antepasados pensaban que cuanto más brillaba esta estrella, más calor les esperaría en los días siguientes.

En el mes de duración de la canícula es frecuente que tengamos varias entradas de aire cálido y seco procedentes del norte de África, en ocasiones acompañado de calima o polvo en suspensión. Durante esta época, debemos tener cuidado con los golpes de calor y extremar la precaución para evitar incendios forestales.

De momento, la previsión de eltiempo.es para este fin e semana es de calor asfixiante y temperaturas subiendo en toda España. El domingo se alcanzarán fácilmente los 36 grados en zonas del suroeste peninsular, y hasta los 38 en algunas zonas de Andalucía.