martes, 22 septiembre 2020 14:17

Un líquido repelente manchará a los que orinen en las paredes en San Fermín

El Ayuntamiento de Pamplona ha puesto en marcha una medida para evitar las conductas incívicas en las calles del casco viejo durante los Sanfermines. Así, un repelente de orina en diferentes puntos de la ciudad manchará a los que se atrevan a hacer pis en las paredes, según publica Diario de Navarra. El repelente será aplicado en la plaza de los Burgos, los porches de la plaza del Castillo, en la travesía Espoz y Mina con Duque de Ahumada, en la bajada de Javier, entre otros.

El repelente hace que la orina rebote en la fachada manchando los pantalones y las zapatillas de quien se atreva a hacer pis en la vía pública.

El Ayuntamiento estima que los orines durante los Sanfermines le cuestan a la ciudad unos 10.000 euros en gastos de limpieza y desinfección, además de la mala imagen que crea de la ciudad. El año pasado se multó a 76 personas con 300 euros por orinar en la calle. 

El repelente consigue además que las paredes del casco viejo permanezcan limpias durante más tiempo alejadas de formación de algas y moho.