Compartir

El Ayuntamiento de Mojácar, en Almería, ha aprobado una ordenanza en la que prohíben las despedidas de soltero con muñecas hinchables y multa esta conducta con sanciones que pueden ascender hasta a 1.000 euros.

Con esta norma pretenden regular comportamientos que consideran que perjudican la imagen de la ciudad, que se quiere asociar al turismo familiar. También los disfraces están en el punto de mira, siendo sancionables todos los que supongan un atentado contra la dignidad de las personas.

La alcaldesa de Mojácar, Rosa María Cano, del PP, ha explicado que no pueden prohibir este tipo de celebraciones porque sería antidemocrático, pero sí quieren poner coto a algunas actitudes de los participantes. Según Cano estas celebraciones comienzan a menudo por el día en sitios donde hay muchos niños.

No es el único comportamiento que se regula: andar en bañador sin camiseta o en patinete en zonas muy concurridas puede suponer también onerosas multas.

Toda la oposición ha criticado la medida por considerar que terminará por perjudicar el turismo en la ciudad.