Quantcast

La crueldad del matrimonio infantil

Alrededor de 700 millones de mujeres en el mundo contrajeron matrimonio cuando todavía eran niñas, y de ellas, aproximadamente 250 millones no eran mayores de 15 años al casarse. El matrimonio precoz es una realidad que afecta nuestra sociedad y que sigue siendo tradicional en países como Asia meridional y África subsahariana y al menos 40 países más.

El matrimonio infantil se produce como una norma social, fomentada en la discriminación de género, en países donde los derechos de las mujeres no se toman en cuenta y su bienestar psicológico y social no tiene cabida. Este tipo de práctica alienta el embarazo prematuro, que generalmente se produce bajo condiciones poco controlables y que derivan en la muerte de la madre o del niño. También se considera una estrategia económica, pues las familias casan prematuramente a sus hijas buscando reducir su carga económica.

Aunque es una situación que puede darse para ambos géneros, las niñas tienen mayor probabilidad de caer en las garras de esta cruel costumbre, forzándolas a abandonar prematuramente sus estudios y obligándose a tener que mantener un hogar, un esposo y quedar embarazadas antes de que su cuerpo y mente estén preparados para ello. En países con altos niveles de pobreza la mortalidad materna es una situación constante, representando 70.000 muertes cada año a nivel mundial y además, niños de madres que dan a luz antes de cumplir 18 años tienen más 60% de posibilidad de morir antes de cumplir el primer año de nacido, o presentar desnutrición, desarrollo físico y cognitivo deficiente, entre otros.

Por otro lado, las esposas de matrimonios precoces tienen mayores posibilidades de verse involucradas en relaciones sexuales forzadas, embarazos indeseados, situaciones de violencia domestica y de explotación. Además, trae consigo la posibilidad de verse excluida de la sociedad, y la participación activa en actividades de la comunidad, generando consecuencias importantes sobre la salud mental de las niñas.

Hoy en día existen campañas a nivel mundial que buscan crear consciencia y otorgar una mejor calidad de vida a niñas que pueden caer en estas prácticas tradicionales, como la labor de ONG como Plan International, quienes buscan enseñar a las comunidades locales las consecuencias negativas del matrimonio infantil, y ofrecer soluciones y promoción de cambios legislativos que protejan la infancia de los niños y niñas.

Comentarios de Facebook