Compartir

En el ojo del huracán el agua del manantial de Font s'Arinsal de donde procedería el agua suministrada a las empresas afectadas.El número de afectados por un posible brote de gastroenteritis por consumo de agua envasada se ha elevado a 678, ha informado este sábado la conselleria de Salut de la Generalitat en un apunte en su perfil de Twitter.

La Agència de Salut Pública de Catalunya (ASPC) informó el viernes que investiga el brote que se ha producido en distintas empresas de Barcelona y su área metropolitana, cuyos afectados presentan síntomas de náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, febrícula y algún caso de fiebre alta.

Los servicios de Salud Pública están realizando una investigación epidemiológica de los casos y están desplegando un conjunto de actuaciones para “controlar” el brote, según el departamento. Entre estas actuaciones, destacan inspecciones para verificar la retirada de los lotes afectados y la recogida de todas la información de las empresas afectadas y la distribuidora.

Salud también trabaja en recoger muestras para su análisis con el objetivo de verificar su calidad sanitaria; la realización de encuestas epidemiológicas a los afectados y toma de muestras para el análisis clínico; la activación de aviso a todas las unidades epidemiológicas del territorio, e información a través del teléfono 061 CatSalut Respon.

La compañía Edén, que suministra a 925 clientes en el área de Barcelona y Tarragona, ha informado a través de un comunicado de la retirada, de manera preventiva, de 6 lotes de la producción proveniente del manantial andorrano de Font d'Arinsal, que supondrían un total de 6.158 garrafas.

El director general de Eden Springs España, Antonio Alarcón, ha asegurado que la empresa ha tomado “todas las precauciones” necesarios para asegurar que el producto sigue las normas españolas y europeas más exigentes.