Compartir

El diario británico 'Manchester Evening News' ha publicado la denuncia de Matthew Parkes, un británico de 38 años, que se ha quejado del trato que le dio en el aeropuerto de Málaga la aerolínea Ryanair. Según el pasajero, el personal de la compañía le aseguró que no podía desplazarse con su silla de ruedas (la cual utiliza al tener las dos piernas amputadas) y que debía “arrastrarse” por dos rampas, una de escaleras y la pista de despegue, hasta llegar al avión que le llevaría hasta Manchester.

Parkes asegura que se negó a tener que pasar por dicha situación, algo que provocó que el personal del avión le llevara con una camilla hasta el avión. “Golpearon a la gente, arrastrándome hacia atrás desde la parte delantera hasta la parte trasera (…) Me hicieron sentir como un ciudadano de segunda clase, denuncia en 'Manchester Evening News' el británico.

Desde Ryanair, según asegura dicha información, han negado tales acusaciones, apuntando que el discapacitado recibió la asistencia habitual que tienen las personas con movilidad reducida, negando en todo momento lo denunciado. “No es cierto”, repiten una y otra vez desde la aerolínea a la prensa británica.

Matthew Parkes viajaba acompañado de su hija de cuatro años y también de su mujer, la cual ha reclamado que tanto el personal de tierra como el de cabina presenciaron dicho trato y que presentarán una queja formal para que vaya adelante su protesta.