Quantcast

Varios miles personas protestan Barcelona contra política UE con refugiados

Barcelona, 19 mar (EFE).- Más de 15.000 personas según los organizadores, unas 5.000 según la Guardia Urbana, han participado hoy en una manifestación en Barcelona contra el acuerdo de la UE con Turquía para devolver a todos los inmigrantes irregulares que crucen desde este país hacia las islas griegas desde el próximo domingo.

Bajo el lema “Prou Racisme”, la plataforma “Unidad contra el fascismo y el racismo”, que aglutina a un centenar de asociaciones, plataforma o sindicatos, ha organizado la protesta en contra del racismo y a favor de los refugiados, que durante casi dos horas ha recorrido el centro de la ciudad hasta llegar a la Barceloneta.

Los manifestante han proferido gritos de “refugiados bienvenidos” y “ninguna persona es ilegal” ante la antigua sede de Delegación del Gobierno y durante toda la protesta, que ha transcurrido de manera festiva y reivindicativa.

Durante el recorrido se han habilitado varios escenarios donde diversos artistas han realizado actuaciones y reivindicaciones, como la de un grupo de capoeira que ha reclamado que se cambie el nombre de la plaza Antonio López “por esclavista”.

También un payaso ha hecho una performace para protestar por el asesinato de Wilson Pacheco hace unos años en el Maremagnum o la actuación de Peret Reyes contra de la discriminación del pueblo gitano.

Al llegar a la Barceloneta, el presidente de la Liga Tunecina y Premio Nobel de la Paz en 2015, Ahmed Galai, ha leído un manifiesto y ha denunciado las políticas racistas en contra de los refugiados, y ha destacado el compromiso de la ciudadanía con las personas que huyen de las guerras y los conflictos.

Después, los manifestantes han construido una gran alfombra con trozos de tela, que representaba la bienvenida que se le quiere dar a los refugiados.

El portavoz de la plataforma organizadora, David Karaval, ha explicado que la manifestación tiene mucho sentido “después del acuerdo entre la UE y Turquía” y ha recalcado que se trata de un acto a favor de los refugiados y contra el racismo, la islamofobia y el racismo institucional.

Toni Borrell, de Stop Mare Mortum, ha dicho que los manifestantes quieren denunciar las políticas “racistas institucionales” que vulneran los tratados internacionales y los derechos humanos.

A la manifestación han asistido numerosos políticos catalanes que han caminado en un segundo plano con una pancarta en la que se pedía unidad contra el racismo y el fascismo, y se apostaba por una convivencia en la diversidad.

El eurodiputado del PSC Javi López, ha denunciado que la UE y los Gobiernos nacionales han “externalizado nuestros problemas y nuestras responsabilidades” a Turquía y ha reclamado un “corredor humanitario” para que la gente no muera en el mediterráneo.

El presidente del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha dicho que muchos barceloneses están dispuestos a acoger refugiados porque tienen la “solidaridad en el ADN” y ha lamentado que una visión nefasta de la UE y de los Estados lo esté impidiendo.

El presidente del grupo de Junts pel Sí (JxSí) en el Parlament, Jordi Turull, ha dicho que es una “vergüenza” lo que está pasando y que la gente en Cataluña “quiere actuar”, y considera lamentable que haya barreras burocráticas y políticas para acoger a los refugiados.

La dirigente de Iniciativa Marta Ribas ha destacado que el acuerdo entre la UE y Turquía es el de la “vergüenza” y que no responde a la necesidad de dar respuesta a una crisis humanitaria como la que se esta viviendo en Europa.

Entre los políticos que han participado en la manifestación también estaban la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, los conseller Neus Munté y Raul Romeva, el dirigente de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabel, Alfred Bosch (ERC), Eulalia Reguant (CUP), Jaume Asens (BComú), Joan Josep Nuet (EUiA) o el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, entre otros. EFE

ao-id/ce/mgm

Comentarios de Facebook