Compartir

Madrid, 17 mar (EFE).- La incidencia de la gripe ha crecido ligeramente durante la segunda semana de marzo hasta los 189 casos por cada 100.000 habitantes, sin que se haya llegado al pico de la epidemia, con lo que estos signos de estabilización hacen pensar que nos encontramos ante una onda epidémica prolongada.

Según datos del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España, en la décima semana del año, del 7 al 13 de marzo, se observa una evolución creciente de la actividad gripal en las redes de Baleares, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Madrid y Ceuta, y es estable o decreciente en el resto.

La intensidad de la actividad gripal se mantiene en un nivel bajo y la onda epidémica sigue siendo de menor intensidad que la temporada 2014-15, si bien la circulación de virus de la gripe se presenta ampliamente extendida por todo el territorio.

La evolución de la actividad gripal es ligeramente creciente, pero sin llegar a ser significativa y por grupos de edad, la incidencia de gripe asciende en niños, si bien el ascenso no es de destacar en ningún grupo.

Desde el inicio de la temporada se han notificado 144 defunciones por virus de la gripe confirmadas por laboratorio, 98,6 % por virus A y 1,4 % por virus B, y se han producido en quince comunidades autónomas. El número de fallecidos aumenta con la edad del paciente: el 90 % de ellos eran mayores de 44 años y el 57 mayores de 64.

De los 144 casos, 77 habían ingresado en UCI y entre los 111 casos susceptibles de vacunación antigripal, 67 no habían sido vacunados.

En cuanto a casos graves hospitalizados por gripe, se han contabilizado 1.847 procedentes de todas las comunidades autónomas y de las dos ciudades autónomas, de los que el 58 % son hombres.

El mayor número de estos casos se ha registrado en el grupo de 45 a 64 años (36,4 %) y en el de edades superiores a los 64 (35,5 %).

En el 93,2 % de los pacientes se ha identificado el virus de la gripe A, en el 6,6 % el B, y en el 0,2 % el C. De las detecciones A subtipadas (910 casos), el 98% fueron A(H1N1)pdm09.

El 81 % de estos pacientes graves presentaban factores de riesgo de complicaciones de gripe, y en los adultos los más prevalentes eran la enfermedad cardiovascular crónica (29 %), la pulmonar crónica (25 %) y la diabetes (24 %), mientras que en los menores de 15 años fueron las patologías pulmonares crónicas (10 %) y las cardiovasculares (4 %).

Más del 81 % de los pacientes desarrolló neumonía y 651 casos ingresaron en UCI, y de los 1.100 pacientes pertenecientes a grupos recomendados de vacunación, el 69 % no habían recibido la vacuna antigripal de esta temporada.

Desde el comienzo de la temporada se han notificado al sistema de vigilancia cinco brotes de gripe confirmada por laboratorio en cuatro comunidades autónomas. Tres de ellos han ocurrido en instituciones de cuidados de larga estancia y están asociados al virus de la gripe A(H1N1)pdm09, y dos en instalaciones sanitarias, uno asociado también a A(H1N1)pdm09 y el otro a A no subtipado. EFE