Compartir

Javier López

Madrid, 16 mar (EFE).- La nueva hornada de jóvenes toreros que tanto está dando que hablar por su rotunda irrupción e irrefrenable ascensión a los primeros puestos del toreo actual, se medirá con las figuras contrastadas, en una Feria de San Isidro en la que, en lo negativo, destaca la ausencia de Morante de la Puebla.

De todos estos nuevos diestros emergentes, los más ilusionantes, a día de hoy, para el aficionado son Alberto López Simón, el peruano Andrés Roca Rey y José Garrido, que entre los tres suman ocho tardes en total, en las cuales se batirán y competirán directamente con los primeros espadas del escalafón, con el firme objetivo de afianzar aún más los nuevos aires que respira la tauromaquia contemporánea.

También es digno de elogio la buena voluntad de las mencionadas figuras de querer abrir los carteles para dar cabida a estos nuevos valores.

Sin olvidar tampoco a los Juan del Álamo, Jiménez Fortes, Morenito de Aranda, Víctor Barrio, Gonzalo Caballero, Miguel Ángel Delgado o José Carlos Venegas, otros de los jóvenes toreros en alza, que ya dejaron su impronta en la plaza más importante del mundo, y que deberán revalidar nuevamente la notable imagen causada en pasadas temporadas en una feria que debería servirles de lanzadera.

Esta renovación taurina parte también de entre los novilleros, con cuatro debutantes: el mexicano Luis David Adame, el único en hacer doblete, y las tres promesas de la novillería actual, como son Ginés Marín, Álvaro Lorenzo y Varea, además de otros nombres destacados del pasado año en Madrid como el colombiano Juan del Castilla, Alejandro Marcos, el peruano Joaquín Galdós y Filiberto.

Las columna vertebral del considerado mundial del toreo, que discurrirá entre el 6 de mayo y el 5 de junio, la representa el francés Sebastián Castella, que actuará cuatro tardes; por las tres de Alejandro Talavante, Manuel Escribano y los jóvenes emergentes Alberto López Simón y el peruano Andrés Roca Rey.

En lo negativo, destacan las ausencias de Morante de la Puebla, que no estará en un ciclo tras rechazar la Comunidad de Madrid la exigencia del torero de reducir el desnivel del ruedo; de Cayetano Rivera, con quien la empresa ni siquiera ha contactado; del mexicano Joselito Adame; del lesionado Antonio Ferrera o de José Tomás, que otro año más ha vuelto a desestimar torear en Madrid.

No obstante, este San Isidro del cambio contará, asimismo, con importantes regresos, como el de Enrique Ponce, Jiménez Fortes y, especialmente emotivo, David Mora, que vuelve a la arena en la que estuvo a punto de perder la vida hace dos años.

Tampoco faltarán a su cita isidril toreros de la talla de El Juli, Diego Urdiales, Miguel Ángel Perera, Paco Ureña, Iván Fandiño, El Cid, Miguel Abellán, Daniel Luque, Morenito de Aranda o Rafaelillo entre otros muchos matadores de toros más, hasta llegar a los 45 anunciados.

A diferencia del año pasado, en el que no hubo ninguna confirmación de alternativa, este año seis toreros sí revalidarán su doctorado en la primera plaza del mundo: el peruano Roca Rey, el francés Juan Leal, Posada de Maravillas, Román, José Garrido y la rejoneadora francesa Lea Vicens.

A nivel internacional, cabe resaltar la presencia de cuatro franceses (Sebastián Castella, Juan Bautista, Juan Leal y la amazona Lea Vicens); tres mexicanos (Diego Silveti, El Payo y el novillero Luis David Adame); tres portugueses (los rejoneadores Rui Fernandes, Diego Ventura y Moura, hijo); dos peruanos (Roca Rey y el novillero Joaquín Galdós); y un colombiano (el novillero Juan de Castilla).

En el escalafón de rejoneadores, la empresa ha decidido apostar por lo seguro, anunciando para los cuatro festejos de la especialidad nueve jinetes de primer nivel.

Diego Ventura, con el que volvió a barajarse la posibilidad de que se encerrarse con seis toros, Sergio Galán y Leonardo Hernández torearán dos tardes cada uno; además de Hermoso de Mendoza, Andy Cartagena, que regresa a Madrid, Manuel Manzanares, Rui Fernandes, Joao Moura, hijo y la amazona francesa Lea Vicens.

En el capítulo ganadero vuelve a predominar el encaste “domecq”, aunque, sin pertenecer a este encaste, las únicas que harán doblete en el serial serán Alcurrucén y Puerto de San Lorenzo.

Destaca también la irrupción en el capítulo “torista” del hierro de Saltillo, que ha entrado en San Isidro por méritos propios después de la gran corrida que lidió el pasado verano en Madrid, en detrimento de los “pablorromeros” de Partido de Resina y José Escolar.

También el debut isidril del hierro francés de Robert Margé es otro de los grandes alicientes ganaderos de la feria, en la que no faltarán las principales ganaderías del campo bravo nacional. EFE

jlp