Compartir

Madrid, 15 mar (EFE).- Partidos, sindicatos y entidades sociales han llamado hoy a la participación mañana en las movilizaciones para instar al Gobierno en funciones a no apoyar en el próximo Consejo Europeo el preacuerdo Unión Europea-Turquía sobre los refugiados por considerarlo “ilegal e inmoral”.

Más de 120 organizaciones se han adherido a los actos en defensa de los derechos humanos de los refugiados y migrantes, que tendrán lugar en 52 ciudades españolas, entre los que destaca una concentración en la madrileña Puerta del Sol.

En el manifiesto, los convocantes califican de “vergonzoso” el preacuerdo porque consideran que “vulnera la Carta Internacional de Derechos Humanos, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y la Convención de Ginebra para los Refugiados”.

Los firmantes del texto denuncian que, con este preacuerdo, la Unión Europea trata a los refugiados como “moneda de cambio” con el Gobierno de Turquía, traslada la crisis de los refugiados “fuera de sus fronteras” y abandona los valores que configuran Europa como un espacio común de libertad, seguridad y justicia.

En una rueda de prensa en el Ateneo de Madrid, en nombre de las entidades que han suscrito el manifiesto, la secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Estrella Galán, ha mostrado su “profundo rechazo” al acuerdo que supone “un intercambio de derechos por dinero” y que pone en cuestión los valores fundacionales de la Unión Europea.

“Las personas refugiadas e inmigrantes que están tratando de llegar a nuestro territorio huyen de la pobreza y de los conflictos armados más violentos que hemos visto en los últimos años, por lo que esta postura de la Unión Europea es la máxima imagen de xenofobia, racismo e indiferencia que puede tener un grupo de Estados”, ha apuntado la representante de CEAR.

Galán ha censurado este “nuevo episodio de subasta de personas” y ha señalado que Turquía es un Estado que “no respeta los derechos humanos” y “no es un lugar seguro para refugiados e inmigrantes”, por lo que, a su juicio, no se puede consentir que la Unión Europea delegue sus responsabilidades en Turquía.

El vicepresidente del Consejo General de la Abogacía, Oriol Rusca, ha anunciado actuaciones “contundentes” contra esta “vergüenza” y ha precisado que la Abogacía tomará parte en todas aquellas acciones legales en las que pueda intervenir en defensa de los derechos y la dignidad de las personas.

El secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, ha resaltado que el Gobierno no puede decir sí al preacuerdo Unión Europea-Turquía, al tiempo ha estimado que Europa está en peligro en estos momentos porque tiene que decidir entre el derecho de asilo o la barbarie.

Tras recordar que “España ha sido un país de refugiados”, la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, ha animado a la ciudadanía a “levantar la voz” contra el preacuerdo y ha instado a los Estados europeos a ser países de acogida, en lugar de cerrar sus fronteras, así como a buscar soluciones a los conflictos en Oriente Medio.

Javier de Vicente, secretario confederal de Acción Internacional de USO, ha sostenido que la ciudadanía europea y las organizaciones sociales tienen el “deber moral” de responder a la “ignominia” del preacuerdo con Turquía.

La secretaria de Inmigración del PSOE, Eva Matarín, ha apelado a la sociedad española para mostrarle “alto y claro” al Gobierno de Mariano Rajoy su oposición al acuerdo con Turquía y ha añadido que España tiene que llevar al Consejo Europeo un “no rotundo” a este acuerdo que ha tildado de “inhumano e indigno”.

José Medina, de Podemos, ha declarado que “más allá de vetar el acuerdo en el Consejo Europeo de esta semana”, el Gobierno puede adoptar medidas como no pedir visados de tránsito para la llegada de los refugiados a España y facilitar que las solicitudes de asilo se puedan entregar en las Embajadas, además de impulsar una política exterior basada en los derechos humanos y en la solidaridad.

El dirigente de IU Cayo Lara ha argumentado que el Gobierno español en funciones debió haber sometido el acuerdo a debate en el Parlamento para llevar al Consejo Europeo una posición política respaldada por la Cámara y ha agregado que “el único consenso que cabe en la mesa es el de los derechos humanos” antes de recordar que existe el derecho de veto para impedir el acuerdo con Turquía.

Las movilizaciones cuentan con el apoyo de los sindicatos CCOO, UGT y USO; partidos políticos como el PSOE, Podemos e IU y organizaciones sociales como CEAR, ACCEM, el Consejo General de la Abogacía, Jueces para la Democracia, Médicos del Mundo, la Coordinadora de ONG para el Desarrollo y la Cumbre Social, entre otras. EFE

xh/jdm

(foto) (vídeo) (audio)