Quantcast

Tres días bajo el efecto de Xtresia, un spray antiestrés

Soy una madre trabajadora con dos hijos pequeños. A ustedes este dato les puede parecer irrelevante, pero si hablamos de estrés, ¡amigo!, entonces esto me convierte en voz autorizada. Que se lo pregunten a mi médico de cabecera… Una vez le dije esto mismo, que era madre trabajadora, y lo de los niños pequeños, y blablabla, y me dijo que me recetaba lo que hiciera falta. En fin.

A nadie se le escapa que mi mejor remedio, y el de tantas otras en mi situación, pasaría por un fin de semana a gastos pagados en un balneario de esos en los que te miman con masajes, zumos verdes y piedrecitas calientes, con el único ruido de fondo de las olas del mar. Pero a falta de que alguien me invite a probar una de estas experiencias (y se quede con mis niños), de momento lo que me he probado es Xtresia, un spray antiestrés de efecto inmediato. Cómodo y fácil de usar.

Según los dossieres y publicidades del producto, bastan tres vaporizaciones para relajarse a los pocos minutos. ¿Que tu hijo se tira al suelo y se niega a salir de casa? Flus. ¿Que tu marido se ha olvidado de comprar aquello imprescindible que le pediste? Flusflus. ¿Qué tu jefe tiene el día atravesado? Flusflusflus. Bueno, en realidad es importante no pasarse y seguir las instrucciones de uso, así que es mejor esperar a haber acumulado varios de estos contratiempos antes de darse la primera dosis: solo tienes cuatro al día.

La historia de Xtresia es interesante. Me cuenta Lidia Puente, su responsable de marketing, que la idea surgió en 2004 durante un viaje a los Picos de Europa. Sus creadores, en íntimo contacto con la naturaleza y embargados de una envidiable paz interior, tuvieron la idea desarrollar un producto cien por cien natural y en formato spray, adaptado a la vida moderna y capaz de aportar relax. Se trataba de evitar los efectos secundarios de los medicamentos tradicionales, que a la larga crean problemas digestivos, dice. Además, encontraron una hierba autóctona de la provincia de Babia, el lúpulo, que les pareció “mágica y sanadora”, según la descripción de su web.

Según los estudios (los de la propia casa, es cierto), su spray no tiene ningún efecto secundario.

Luego, una campaña de crowdfunding y un equipo de investigación terminaron de poner en pie el producto. Entre las hierbas que lleva está el té verde, extracto de rodiola, extracto de azafrán…. Estos son los aportes y sus efectos:

Vitamina B1: contribuye a la función psicológica normal.
Vitamina B2: contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso.
– Vitamina B3: contribuye al metabolismo energético normal.
Vitamina B6: ayuda a regular la actividad hormonal.
– Folatos: contribuyen a la función psicológica normal.
– Azafrán: ayuda a mantener una actitud positiva, contribuye al equilibrio emocional y ayuda a la relajación. 

Lo cierto es que me costó encontrar esta información porque viene en el propio frasco, en una etiqueta desplegable. Una idea que tiene la ventaja frente al tradicional prospecto de que la información acompaña siempre al frasco de spray, pero el problema de que si eres tan torpe como yo igual tardas varios días en encontrarla…
A priori es cierto que Xtresia da menos yuyu que cualquier pastilla, aunque hay que reconocer que cuando llegó a la redacción no encontré muchos voluntarios para acompañarme en mi viaje hacia una vida más relajada y mejor… ¿Nos sentará mal?“.

Lo cierto es que es como llevar un té preparado en el bolsillo y, aunque las cautelas son comprensibles ante lo que es nuevo, tiene que darnos los mismos miedos que nos den las tilas y similares. Y, en este sentido es muy cómodo. Pero, ¿funciona? Sus creadores aseguran que sí, aunque admiten que “no a todo el mundo le puede afectar de la misma manera“. De hecho, “algunos pueden no notarlo a la primera vaporización“.

Por lo que a mí respecta tengo que decir que yo sí lo he notado. Todas y cada una de las veces que lo he tomado durante estos tres días: a los pocos minutos me notaba más relajada. También es cierto que no es un cambio radical, por lo que uno tiene siempre la duda de cuánto habrá pesado el factor psicológico… “Es cierto que puede haber cierto efecto placebo; pero también en el caso de los medicamentos, todo pasa por la mente“.

Un capítulo aparte merece su sabor, que me resultó francamente mejorable, la verdad. Quizás es que el impacto de las vaporizaciones resulta demasiado brusco… Al fin y al cabo cuando uno se prepara una infusión la degusta muy poco a poco.Otros clientes nos han dicho también que les resultaba fuerte, y ahora lo hemos mejorado, me anuncia Lidia Puente.

Una buena noticia para quienes os decidáis a probarlo. Porque yo recomendaría probarlo si sufres estrés. Puede que no sea el bálsamo de Fierabrás, pero sí es una opción mejor que un ansiolítico, altamente adictivo, y desde luego mejor de abandonarse a los vicios que cada uno cultive, véase tabaco, alcohol, etc. Eso sí, no está recomendado para mujeres embarazadas y niños y, si estás tomando medicación, debes consultarlo con tu médico.

Finalmente, aunque a algunos les genere rechazo, es cierto que el formato en spray es un acierto para situaciones en las que necesitamos tener un remedio a mano, sea un examen importante, un congreso, antes de una reunión, si odias volar en avión… A mí no me ha cambiado la vida, pero es cierto que lo he tomado de una forma un poco anárquica. Igual lo sigo tomando… Esa es otra de las cosas que están bien de este producto: se puede emplear de forma temporal ante un problema pasajero o como tratamiento a largo plazo, diariamente. En cualquier caso, es una opción a considerar.

Comentarios de Facebook