Compartir

Los amantes de la noche madrileña se han despertado con una terrible noticia y es que la discoteca Joy Eslava de Madrid dejará de ser lo que era. El empresario y dueño del local, Pedro Trapote, ha decido ponerla a la venta con vistas a transformarla en una gran tienda de ropa o en un restaurante, según ha desvelado El Confidencial

La sala, localizada en la calle Arenal, entre la Puerta del Sol y Ópera, es una de las discotecas madrileñas más emblemáticas de la capital. En ella se han celebrado multitud de conciertos y noches de fiesta, aunque en el pasado fue utilizada también como teatro. 

El mismo diario apunta a que las marcas Inditex, Mango, Primark, H&M y Uniqlo podrían estar interesadas en la compra de la Joy Eslava para promover sus 'flagship', o lo que es lo mismo, espacios enormes que ofrecen muchos productos de una marca y están situados en lugares céntricos y estratégicos para que la gente entre en ellos, como ya han hecho en Sol o Gran Vía. 

La discoteca Joy Eslava fue uno de los lugares que acogieron la Movida madrileña después de que abriera sus puertas como discoteca un día después del 23-F de 1981, pero su historia se remonta hasta el 1871, cuando Bonifacio Eslava la abrió como un café-teatro.