Compartir

1Estamos acostumbrados a escuchar hablar de la anorexia y de la bulimia como los trastornos alimentar

Estamos acostumbrados a escuchar hablar de la anorexia y de la bulimia como los trastornos alimentarios más comunes que padecen, en su mayoría, mujeres y que tienen una explicación psicológica y social que va más allá de la enfermedad en sí misma. Pero los tiempos cambian y cada vez son más las alteraciones que tienen que ver con la comida y que están empezando a afectar a hombres y mujeres por igual en algunos casos. Todos los trastornos son peligrosos. Se juega con la comida, con la salud. No nos damos cuenta del daño que los mensajes estereotipados pueden llegar a hacer en una persona. Estragos que se traducen en enfermedades que, sobre todo, inciden más en los y las adolescentes. Cuanto más pronto se descubra que una persona padece uno de estos desórdenes, más sencillo será el tratamiento. OrtorexiaEs bastante común escuchar esta palabra en los últimos tiempos. El 'boom' de los gimnasios, la comida 'súper' sana y lo ecológico ha llevado a un 28% de la población mundial a obsesionarse por la alimentación hasta tal punto que la comida es el centro de sus vidas, condicionando todo lo demás. Todo lo quieren '100% natural', puro y sienten miedo si no es así, si en realidad no han comido lo que consideran que deberían. Eso sí, la etiqueta 'sana' es relativa, la ponen ellos. Cuentan las veces que mastican cada bocado, creen que es lo más adecuado y se dejan un auténtico dineral en productos de herbolario y comida orgánica, que es mucho más cara que la común, por lo que normalmente las personas que padecen este trastorno tienen un perfil socioeconómico medio-alto. Los expertos advierten de que en algunos casos puede derivar en anorexia o desnutrición.

Atrás