Compartir

Un documento al que ha tenido acceso el diario El País indica que inspectores del Consejo de Seguridad Nuclear concluyeron tras una visita que no hay “suficientes garantías” de que el sistema, básico para impedir accidentes, pueda funcionar con normalidad.

Los inspectores del organismo público han alertado de fallos en el sistema de refrigeración de los servicios esenciales de Almaraz. Tras dos averías en los motores de las bombas de agua, cinco técnicos realizaron una inspección y concluyeron que no se puede dar por sentado que el sistema de refrigeración de la central nuclear vaya  funcionar con normalidad, algo básico para impedir accidentes, según la documentación a la que ha tenido acceso el periódico nacional, que se refiere a una nota firmada por cinco inspectores el día 28 de pasado mes de enero.

Ayer, responsables de la central y de la dirección técnica de CSN mantuvieron una reunión para debatir sobre la cuestión, aunque no se han tomado por el momento decisiones algunas al respecto. En menos de cuatro meses ha habido fallos en dos motores de las bombas de dicho sistema, una en septiembre y otra en enero.

Almaraz cuenta con dos reactores, uno que comenzó a operar en 1983 y otro en 1984. El primero está parado ahora para la recarga de combustible, una operación periódica y programada. El otro está en funcionamiento y genera electricidad. La central de Almaraz, la más antigua de las que están en funcionamiento en España, cuenta con cinco bombas de agua para el sistema de servicios de esenciales, segñun cuenta El País. Dos están asignadas al reactor 1 y otras dos al reactor 2. La quinta no está asignada y puede entrar en funcionamiento para cualquiera de los reactores. Para hacer funcionar esas cinco bombas existen seis motores. Cinco están instalados en las bombas. El sexto es de repuesto.