Compartir

¿Te imaginas que estás en pleno avión y de repente aparece por megafonía uno de los miembros de tripulación grita a los cuatro vientos que no quiere morir? Sí, desde luego que es una situación difícil de pensar y que tiene que poner nervioso hasta a los más impávidos.

Por esta situación, tuvieron que pasar los pasajeros de la compañía Ryanair que volaban desde Glasgow (Escocia) hasta Dublín, la sede de la polémica aerolínea low cost que preside John O'Reilly.

Al parecer, según ha relatado Ella Ryan, una de las pasajeras del vuelo, al diario 'Joe.co.uk', una de las azafatas gritó por megafonía (se entiende que sin ser consciente de la situación) que el retraso de ocho horas que llevaba el avión por culpa de las nevadas había provocado una crisis en la tripulación.

“El capitán no puede despegar cuando tenemos hielo en las alas. No queremos morir”, gritó, al parecer, la azafata, ante la incredulidad de los pasajeros y el nerviosismo que causaron esas palabras entre los viajeros.

El micrófono se cerró rápidamente con unas 'tranquilizadoras' palabras del capitán del vuelo que únicamente suelta un “señoras y caballeros”.

Desde Ryanair han querido pedir disculpas a todos los afectados por lo ocurrido, asegurando que la dirección hablará con la tripulante para advertirle de la sensibilidad de ciertas palabras en el avión. Eso sí, han querido justificar su acción por “el calor del momento” en el que se desarrolló el incidente.