Compartir

Isabel Reviejo

México, 10 ene (EFE).- Sin pretensiones políticas ni de solucionar los problemas del país, pero sí de transmitir los valores apostólicos; así será la visita a México que el papa Francisco prepara para el próximo febrero, en la que primará la seguridad, tanto del pontífice como de los asistentes.

En una conferencia de prensa para informar sobre el viaje papal, que se celebrará entre los días 12 y 17 de febrero, el nuncio apostólico, Christophe Pierre, explicó los prolegómenos de la visita junto al coordinador general de la visita, Eugenio Lira.

El nuncio aclaró que el papa no acudirá “como una interferencia en la vida política”, sino desde el “respeto” al país y con el ánimo de anunciar “la alegría del evangelio”.

“El papa no viene con las soluciones hechas, las soluciones tenemos que hacerlas nosotros”, aclaró, añadiendo que la iglesia, con acontecimientos como este, invita a los ciudadanos a seguir valores como la lucha contra la pobreza o contra la violencia.

El líder de la Iglesia católica no dirá a la gente lo que tiene que hacer, sino que proporcionará “orientaciones para que cada uno vea cómo puede mejorar su vida personal”, insistió.

Dado que no vendrá con intención de involucrarse en cuestiones políticas, no se referirá a temas como las recientes fuga y captura de Joaquín “el Chapo” Guzmán ni asistirá a ninguna sesión del Congreso de la Unión, que lo había invitado.

En su visita a México, el papa hará escalas en la capital y por las ciudades de Tuxtla Gutiérrez y San Cristóbal de las Casas (en el estado de Chiapas), Morelia (Michoacán), Ecatepec (Estado de México) y Ciudad Juárez (Chihuahua), la que será su última parada en el país.

De cara a optimizar las condiciones de seguridad, el aforo de las celebraciones y encuentros estará regulado a través de boletos, que repartirán las diócesis de forma gratuita, informó Eugenio Lira.

El también secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) advirtió a los ciudadanos que no confiaran en anuncios de agencias que ofrezcan paquetes de viaje con “boletos asegurados”.

“Eso no es cierto, no va a ser posible, porque solo se va a distribuir a través de las diócesis”, aclaró.

Cada una de las diócesis especificará cuál será su procedimiento particular para repartir los boletos, que se entregarán cerca de la fecha de la visita, para evitar que se falsifiquen.

Durante el proceso de acreditación se han recibido más de 4.000 peticiones de periodistas de todo el mundo, apuntó Lira, para constatar la expectación ante el evento.

Los espacios donde se celebrarán los encuentros, recordó Lira, son “limitados”, aunque habrá dos encuentros multitudinarios: las misas que se desarrollarán en Ecatepec y Ciudad Juárez.

Debido a la previsible acumulación de gente, exhortó a la ciudadanía que quiera ver al papa a que consideren como una opción acercarse a las vallas de las calles por las que pasará el pontífice con su papamóvil.

Entre los actos programados, Lira subrayó el encuentro con las familias que se celebrará en Tuxtla Gutiérrez, en el que se propagará el mensaje de que “la familia no es el problema, sino la solución”.

Al respecto, al secretario se le preguntó si en esta parte de la visita el papa mantendría un encuentro con los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en el sur de México en 2014, a lo que Lira respondió reiterando que Francisco no tiene intención de “resolver los problemas del país”.

Sin embargo, añadió que todas las personas familiares de desaparecidos tendrán la oportunidad de participar en el evento, y que el papa “no va a excluir a nadie”.

También destacó el encuentro que el papa tendrá en Ciudad Juárez con actores del mundo laboral, tanto empresarios como obreros, y la posterior misa multitudinaria, en la que el tocará temas como “la migración y las víctimas de diversas formas de violencia”.

En la capital, Bergoglio intentará acercarse a los fieles en el Zócalo -que será dividido en secciones para que el papamóvil pueda transitar entre ellas- y visitará la Basílica de Guadalupe.

En este último lugar, el papa ha pedido pasar un tiempo en silencio frente a la imagen de la Virgen.

El responsable de los viajes internacionales de Jorge Bergoglio, Alberto Gasbarri, visitó el país hace unos días para afinar los detlles del evento, para lo cual se reunió con las autoridades eclesiásticas y los representantes de los gobiernos por los que pasará, entre otras personalidades. EFE

irg/rac/lnm/jsg