lunes, 21 septiembre 2020 12:03

Holanda ofrece pragmatismo ante crisis de refugiados en semestre al frente UE

Bruselas, 7 ene (EFE).- El Gobierno holandés, que asumió la Presidencia de turno de la Unión Europea (UE) el 1 de enero, prometió hoy “pragmatismo” para hacer frente a la crisis de refugiados y retos como la mejora del mercado interior y la consolidación del crecimiento.

“Tenemos que ser pragmáticos y estar centrados en los resultados (…) No hay tiempo que perder”, indicó el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, en una rueda de prensa para presentar oficialmente el semestre de Presidencia holandesa.

El Colegio de comisarios europeos se desplazó a Amsterdam para reunirse con el Ejecutivo de Rutte y abordar las prioridades de esta Presidencia: empleo, crecimiento y competitividad; Unión Económica y Monetaria, servicios financieros, asuntos sociales y política regional; Unión Energética, clima y transporte; política exterior y libertad, justicia, seguridad y lucha antiterrorista.

“La UE afronta problemas muy complejos que necesitan cooperación europea”, dijo Rutte en referencia al “enorme flujo de refugiados” procedentes de Oriente Medio que llega a Europa.

Admitió que la situación en las fronteras exteriores de la UE es “complicada y frágil”, por lo que hay que “mejorarla”, aunque valoró que en los últimos meses los Veintiocho hayan “dado pasos hacia un enfoque general” y se haya iniciado una colaboración con países de fuera de la Unión para “contener el flujo de refugiados” y ofrecerles ayuda humanitaria.

Rutte pidió garantizar un reparto justo de los demandantes de asilo entre los Estados miembros a través de la reubicación de los refugiados acordada, al igual que una reducción “considerable” de la cifra de llegadas porque “no podemos continuar con los números actuales”, aunque reconoció que cada país tiene sus propios intereses y que la cooperación europea “no siempre es fluida”.

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, afirmó que la UE tiene que mejorar “rápidamente” la protección de sus fronteras externas y también distinguir “muy claramente y en una fase mucho más temprana” entre las personas que tienen derecho a protección internacional y las que no.

Dijo además que este semestre intentarán concretar el plan de acción con Turquía por el que la UE le dará 3.000 millones de euros para atender a los 2,2 millones de refugiados que acoge y contener el flujo hacia territorio comunitario.

Según Timmermans, la cooperación con Ankara es “positiva” y sus primeros resultados “alentadores”, aunque añadió que “estamos lejos de estar satisfechos y continuaremos con nuestros esfuerzos para asegurar los resultados que acordamos con Turquía”.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, recordó que la Presidencia holandesa tiene el mandato de terminar el trabajo sobre la propuesta de Bruselas de crear una guardia costera y fronteriza europea, para lo que organizará una reunión de los ministros de Interior cada mes.

Juncker dejó claro que la respuesta “colectiva y definitiva” de la UE “no es la reintroducción de controles fronterizos” en el área de libre circulación Schengen, que pidió “salvar”.

Rutte recordó asimismo que la UE debe lidiar con la amenaza del extremismo y el terrorismo, y aludió a la “conmoción” que causaron hace exactamente un año los ataques contra el semanario satírico “Charlie Hebdo” y contra un supermercado judío en París.

El líder holandés también llamó a afrontar otros problemas principales de la UE como la necesidad de superar “la peor crisis económica desde Segunda Guerra Mundial” y efectos como el alto número de parados que siguen registrando algunos países, apuntó por su parte Timmermans.

Como “motor de crecimiento” Rutte apuntó a la necesidad de seguir mejorando el mercado interior -en especial el digital-, crear más oportunidades para pymes y garantizar un “salario igual por un trabajo igual”.

La reducción de la carga burocrática es otro de los puntos que la Presidencia holandesa ve fundamental.

Juncker coincidió en la necesidad de “abrir un verdadero debate” sobre la Unión Económica y Monetaria, un área en la que “queremos que los holandeses hagan cuantos más progresos mejor”.

Sobre otro de los desafíos para los próximos meses, la petición del Reino Unido de renegociar su relación con la UE para permanecer dentro del club comunitario, Rutte consideró que “es muy importante llegar a un buen resultado” y se mostró “relativamente optimista” de que se pueda conseguir en febrero, cuando los líderes de la Unión lo abordarán en una cumbre. EFE

rja-cae/psh