Compartir

Un regalo es siempre un homenaje. Una oportunidad para transmitirle a esa persona especial lo importante que es para nosotros. Un momento en el que, si hay acierto, quien regala y quien recibe comparten la misma ilusión.

Pero, ¿cómo escoger el regalo perfecto? Una buena opción es apostar por artículos de lujo de primeras marcas. Más allá de las modas pasajeras, una buena joya o un buen perfume perduran en el tiempo y dejan un rastro indeleble.

El sector del lujo echa el resto durante la Navidad para crear los artículos más personales y exclusivos. Es el caso Nina Ricci, que esta Navidad presenta Nina Edition Or, una edición limitada de su glamuroso perfume presentado en una manzana recubierta de oro que brillará en cualquier tocador.

Otro clásico, Louis Vuitton, propone una lista de Navidad donde los complementos y las joyas son protagonistas. Destacan su ya clásico bolso Capuccines BB, en una edición mini y llena de color, y el brazalete Serrure Cuff, una pieza tan personal como ponible.

El reloj, siempre atento a la navidad

Junto a las joyas o los perfumes los relojes merecen una mención especial. Un regalo como este no solo es para toda la vida, sino que combina la delicada artesanía con que están hechas las joyas, con la utilidad práctica que aporta un mecanismo diseñado con la máxima precisión.

Como novedad este 2015, un clásico de la relojería suiza, como TAG Heuer, ha presentado el primer reloj inteligente del sector del lujo, el TAG Heuer Connected, que por primera vez combina la tradición de la relojería suiza con la innovación más puntera, con tecnología de Intel y Google.

Para quienes prefieran los relojes más clásicos, Rolex, Patek Phillipe o Breitling son garantía de calidad y exclusividad, y salen siempre en los ranking de las marcas más reconocidas del mundo.

En cuanto a otros accesorios, tanto para mujeres como para hombres, las estilográficas Montblanc cumplen siempre todas las expectativas. Como novedad, este mes de diciembre la casa ha presentado una atractiva edición especial Andy Warhol perteneciente a su colección de Grandes personalidades, que merece la pena revisar.

Por último, por supuesto, hay que mencionar a los diamantes, la piedra preciosa por excelencia. Sea cual sea el accesorio que creamos más adecuado para nuestro ser querido, la presencia de esta gema supondrá un plus. Merece la pena deleitarse este año con el cuento de Navidad de Cartier, en el que una Marylin Monroe a lo pelirroja vive una noche de música, ensueño y diamantes en París. Ya lo decía la mítica cantante: “Los diamantes son los mejores amigos de una mujer”.