Compartir

1Para un uso normal, que implica más de 6-7.000 km hasta cerca de 18.000 conviene conocer una sencill

Para un uso normal, que implica más de 6-7.000 km hasta cerca de 18.000 conviene conocer una sencilla regla a la hora de elegir el momento de cambiar los neumáticos de nuestro coche: El mínimo legal que puede tener el dibujo de los neumáticos es de una profundidad desde la banda de rodadura de la goma de 1,6 milímetros, pero lo más recomendable es cambiarlos cuando la profundidad es inferior a 3 mm. ¿Por qué? La función de drenaje del agua en calzadas mojadas queda ya mermada por debajo de esa profundidad, con lo que aumenta el riesgo de sufrir 'aquaplanning'. Vale, pero eso… ¿Cuántos kilómetros son? No muchos más de 50.000 kilómetros.¿Y si hacemos muy pocos kilómetros? El dibujo de los neumáticos tiene una duración mayor pero eso no significa que no deban cambiarse ya que los neumáticos envejecen y muestran signos de fatiga que se traducen en una pérdida de agarre. Cuando se han utilizado durante más de cinco años es conveniente revisarlos en profundidad anualmente.Ahora bien. Lo que importa: ¿Puedo ahorrar a la hora de 'calzar' mi vehículo apostando por marcas blancas? ¿Cuáles son las mejores dentro de éstas? Para empezar vamos a delimitar. Nuestro artículo comprende tanto segundas marcas de fabricantes muy conocidos, como las tradicionales marcas blancas de las grandes superficies de distribución. Evidentemente no son lo mismo, pero en ambos casos la compra de sus neumáticos supone un importante ahorro en precio. Y ojo hay que saber que no son pocos los casos en que se considera segunda marca, las enseñas de fabricantes que llevaban muchos años en el mercado y que, en algún momento, fueron integrados en grandes grupos multinacionales, como en el caso de BF Goodrich, integrada ya en el grupo Michelin. Y estas opciones pueden resultar las más convenientes pro la calidad demostrada en la fabricación y en los materiales como por el precio más bajo que la marca 'madre'GF GoodrichNo es muy conocida y nombrada en Europa, pero la historia de la norteamericana BFGoodrich Tires es muy larga y comienza con el Dr. Benjamin Franklin Goodrich, un empresario autodidacta que creó en 1870 una compañía que sería importante en el sector de los neumáticos. Como cuestiones curiosas que demuestran la calidad de este fabricante, el hecho de que el avión 'Espíritu de San Louis', con el que Charles Lindbergh cruzó el Atlántico por primera vez sin repostar estaba calzado con neumáticos de la enseña. Lo mismo ocurrió en 1977 con el primer transbordador espacial Columbia.

Atrás